Alerta pasajeros: peligran recorridos y frecuencias en varias líneas de colectivos

Desde hace unos meses, varias líneas de colectivos del conurbano comenzaron a exhibir carteles que advierten a los pasajeros sobre posibles recortes en los servicios. La causa de este reclamo, sostienen desde las empresas de transporte, se debe a la reducción de los subsidios hacia el sector, que afecta, fuertemente, el día a día de los usuarios.

“Ante una actitud inflexible del Estado, es indispensable reducir los servicios para sobrevivir”, reza un cartel colocado en una unidad de la línea 96 que atraviesa la Ruta N° 21, a la altura de González Catán. En coincidencia, otra formación de la empresa Transporte Ideal San Justo, acusa: “El deterioro de la calidad de los servicios es consecuencia de ingresos insuficientes regulados íntegramente por el Estado”.

colectivos2

Los mismos letreros se replican en diferentes ramales de las líneas 86, 88, 242 y 620, entre otras. Según el secretario de la asociación civil Transporte Automotor (ACTA), José Troilo, la problemática es generalizada. “Es un tema de todo el sector, que está teniendo dificultades económicas y financieras. Sin embargo, hay algunas líneas más afectadas que otras: algunas más rentables pueden soportar la situación y otras con baja rentabilidad están en una situación difícil y pueden quebrar”.

La principal causa de este cuadro de situación responde a que, desde 2016 a esta parte, se produjo un recorte de subsidios del orden de los $10.000 millones. 

Los aumentos en los costos, el combustible, los gastos de mantenimiento y reparación, comienzan a poner en jaque a las líneas de colectivos. Ante la falta de incrementos de los subsidios estatales, las compañías, exigen, al menos, un nuevo cuadro tarifario.

“Consecuencias de la insuficiencia de los ingresos fijados por el Estado: vehículos más antiguos, menos frecuencia de los servicios, menos calidad para los usuarios, menos horas de trabajo para el personal”, alerta otro cartel.

“Desde 2016, el Gobierno nos pidió que acomodáramos nuestros números frente a la rebaja de subsidios. Cumplimos con el pedido, pero la realidad es que tuvimos que frenar el nivel de inversiones“, afirmó José Troilo, secretario de ACTA (Asociación Civil Transporte Automotor).

“Si no hay resultados concretos, estamos en una situación en la que todas las salidas que se barajan son negativas: recorte de horarios, reducción de frecuencias y hasta cierre de empresas”, concluyó.