Cae la imagen de Macri en las encuestas

La devaluación y el fuerte aumento de tarifas en los servicios públicos, seguido del alza de la inflación, el temor a los despidos y el freno de la economía, golpearon a la opinión pública Así lo indicó La Nación tras el análisis de seis consultoras.

Los analistas afirman en que el Presidente transita por estas horas sobre una cuerda floja llamada segundo semestre, en la que se jugará la verdadera fidelidad de su buena imagen.

Los últimos estudios de Poliarquía dieron como resultado que el apoyo a la gestión del gobierno de Cambiemos alcanza el 60%, mientras que la imagen individual del Presidente ronda el 50%. Isonomía le otorgó un 58% de apoyo y un 63% de imagen; Graciela Römer, un 50% apoyo; Ricardo Rouvier, un 52% de imagen, y Management & Fit, un 44% de aval.

“Son números alentadores si se tiene en cuenta el contexto económico”, sostuvo Alejandro Catterberg, director de Poliarquía, quien ubicó a Macri como uno de los tres políticos con mejor imagen de la Argentina, junto a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y al diputado nacional por el Frente Renovador Sergio Massa.

Tras el ballottage, Macri alcanzó un pico de popularidad del 64% que, como era de esperar, se redujo hasta el nivel actual. El 50% de imagen positiva que tiene hoy es similar a lo que tenía Cristina Kirchner a los 6 meses de su segundo mandato y muy superior al 28% con los que contaba luego del primer semestre de su primer gobierno en medio del conflicto con el campo”, agregó Catterberg.

Que la sociedad aún acompañe a un gobierno que encabezó en apenas unos meses un sinceramiento de la economía al estilo macrista genera sorpresa en algunos consultores, como en Federico González, de González y Valladares, que toma el nivel de apoyo como una curiosa excepción. “Si en tan poco tiempo se toman tantas medidas de costo político alto en cualquier otro lugar del mundo, incluso en la Argentina, la imagen hubiera bajado mucho más”, analizó. Por eso, estimó el consultor, es imperioso para el Gobierno que el segundo semestre cumpla con lo prometido si no quiere enfrentar un giro brusco en esas cifras seductoras. “El desafío de es la reactivación sí o sí con una clara mejora en el poder adquisitivo. Ahora está atrasado el sentimiento de desilusión de la ciudadanía. El problema es que cuando se acaba ese tiempo [la reacción] llega por añadidura y preocupa”, subrayó.

Aunque a esta altura del año los datos son prometedores, los analistas también advirtieron que el Gobierno no debe tomar los números como una base de apoyo inamovible a futuro y recuerdan que el sostén de hoy es bastante menor al que Macri tenía al asumir. “Uno puede considerar que el 50% de apoyo es alto en función del brutal impacto de las medidas de ajuste, [pero] en una sociedad crispada es un tema a considerar bueno pero no exitista. Cuando Macri asumió estaba entre el 60 y el 65%”, destacó Römer.

En la misma línea se expresó Rouvier, que fue uno de los encuestadores cercanos al kirchnerismo. Según él, Macri “mantiene su crédito” con una imagen positiva del 52%, aunque cuando recién llegaba al gobierno la cifra “rondaba el 70%”.

Management & Fit fue la que brindó los resultados más bajos para el Gobierno: 44%. Según la titular de la consultora, Mariel Fornoni, hubo una caída de 6,5% desde diciembre debido a “la crisis en el bolsillo”. Sin embargo, sostuvo que “no es una caída tan pronunciada” y que aún no se midió el impacto del anuncio del pago de los juicios a jubilados, que podría alterar ese descenso.

(Visitas Totales 582 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.