Cómo impactará en San Isidro la ruptura de Posse con Massa

 

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_facebook type=”standard”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Es un secreto a voces que Gustavo Posse ha tomado una decisión: la ruptura política con Sergio Massa, dando un salto (nuevamente) hacia el PRO de Mauricio Macri. Esta decisión ya fue anticipada meses atrás por este mismo medio . Motivan esto una gran cantidad de hechos. De esta manera, crecen las chances del FpV en San Isidro.

El primero de los motivos es el siguiente: conocido es el continuo hostigamiento que viene sufriendo el eterno intendente de San Isidro en el Concejo Deliberante local por parte de la concejala Marcela Durrieu, suegra de Massa, y por el accionar en el territorio del senador provincial Sebastián Galmarini, cuñado del diputado. El último episodio de este estilo fue la imputación del intendente en una causa por corrupción en la ejecución del Plan Federal de Viviendas en el distrito. Denuncia que fue efectuada por Durrieu en persona, casualmente dos días después de que Massa anunciara que Francisco De Narváez competirá por la gobernación bajo el paraguas del Frente Renovador. Así, el sanisidrense, al advertir que no cesaran los embates del riñón massista, daría por concluida su entente con Massa.

Pero el motivo que más molesta a Posse es la cada vez mayor lista de competidores para la candidatura a la gobernación. “Hay falta de seriedad con esto de tener cada vez más postulantes a gobernador” había afirmado el Posse. Además de Darío Giustozzi, Mónica López, Felipe Solá, Jesús Cariglino y Martín Redrado, Francisco De Narváez y seguramente, en las próximas semanas, se confirme el pase de Insaurralde a las filas del Frente Renovador.

Con este panorama, según Gustavo Posse, lo único que está logrando el massismo es “debilitarse en el distrito que mejor estaba con este club de candidatos”. Sobre la potencial incorporación de Insaurralde, quien salió a dar el ultimátum fue Walter Carusso, diputado provincial y hombre del núcleo duro possista. “Si Martín Insaurralde viene al massismo, los que respondemos a Gustavo Posse nos vamos del espacio porque políticamente pensamos distinto” afirmó tajante.

Pero la ruptura con destino al PRO no parece ser tan sencilla como la anuncia el possismo. Desde la fuerza de Macri, fue Jorge, intendente de Vicente López y primo del Jefe de Gobierno, quien le avisó que “antes de decidir volver a hacer algo juntos, hay mucho para hablar y aclarar”, dando a entender que le pedirá explicaciones a su vecino por la defección que llevó a cabo a la hora de inclinarse por Massa. Estos dichos pasan por alto además una de las tantas declaraciones de Posse, quien había afirmado que “Mauricio Macri está en una escala superior a Sergio Massa. Nosotros en lugar de crecer y de ampliarnos (en alusión a aliarse con el PRO), tenemos una actitud de que nos encerramos y lo único que hacemos es aumentar la cantidad de precandidatos a gobernador”.

De esta manera, la salida de Posse del Frente Renovador impactaría en el plano distrital, llevando así a una fragmentación al espacio político de centroderecha que aumentaría las posibilidades del kirchnerismo sanisidrense, que conducido por la diputada nacional Teresa García cuenta además con dirigentes como Santiago Cafiero, Leandro Martín, Marcelo Kaspar y Juan Ottavis.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

(Visitas Totales 126 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.