Cristina Kirchner: “Me pueden meter presa pero no callar”

Frente a una concentración que la aguardaba desde la madrugada en los tribunales de Comodoro Py, Cristina Fernández de Kirchner dio un discurso tras presentarse ante el juez federal Claudio Bonadio.

La ex presidenta presentó un escrito como descargo, no accederiendo a responder las preguntas de Bonadio. Luego de esto, se dirigió a un pequeño escenario para hablar frente a la militancia kirchnerista, que logró reunir un nutrido grupo pese a no alcanzar los 300 mil asistentes estimados por los organizadores. Sin embargo, el número fue mayor a los 50 mil que divulgó la Policía Federal.

En su discurso, la ex mandataria habló de su situación judicial, de la situación económica y social actual y de las últimas medidas del gobierno de Mauricio Macri. Los momentos más importantes de su discurso fueron cuando aseguró no tener miedo, al tiempo que desafió asegurando que “me pueden meter presa pero no callar”. Pese a esto, remarcó que no se debe ver “este hecho como un ataque a una persona”.

Cristina aseguró que “el primer presidente perseguido fue Yrigoyen cuando lo derrocaron en 1930, dando inicio a la década infame y convalidado por la Corte Suprema”, cargando de esta manera contra el Poder Judicial. “No podrían haberse consumado los atropellos a los derechos del pueblo sin la complicidad del poder judicial”.

Luego de esto, ironizó sobre el escándalo mundial de las empresas off shore en paraísos fiscales que salpican al presidente Macri y a figuras de su círculo. “Los que querían llevarnos al mundo nos han llevado a todos los medios de comunicación del mundo, menos en los de Argentina. Una vez más los medios de comunicación como lo hicieron contra Irigoyen intentan tapar el sol con las manos”.

“Buscaban la ruta del dinero K y encontraron la ruta M” agregó. También indicó que “esto es una cuestión comunicacional, política y judicial que se extiende en toda la región. Empiezan con la corrupción pero cuando termina esto ya no te acordas ni de quien sos vos. Hay una matriz para identificar los procesos populares con corrupción”.

Tras hacer un recorrido sobre el impacto en la sociedad de las medidas tomadas por el presidente Mauricio Macri, sostuvo que “son graves los problemas en apenas 120 días. Nunca he visto tantas calamidades en tan pocos días. Vienen por los derechos adquiridos; por la libertad que los argentinos ganaron; por los 12 años en los que se crearon millones de puestos de trabajo”.

“Como ex presidenta guardo respecto por la voluntad popular. Sé que hay muchos argentinos enojados con sus compatriotas. Yo les digo que no se enojen por lo que se voto” aclaró, para luego darle un mensaje a su militancia: “tenemos que estar unidos. No se pueden enojar con alguien por haber creído. No todos tienen la capacidad, la militancia, la actitud para poder defenderse de los medios de comunicación que les picaron la cabeza”.

Este mensaje fue la entrada para el objetivo que aparentemente se trazará Cristina: la construcción de “un gran frente ciudadano”. Luego agregó que en dicho frente “no se le pregunte a nadie a quien voto, o si sos trabajador formal o informal o si paga o no ganancias, que se le pregunte como le está yendo, mejor o peor”.

Inclusive, amplió la convocatoria a aquellos dirigentes sindicales que “antes luchaban por el impuesto a las ganancias pero ahora le están despidiendo gente como perros”.

“Ustedes saben que renuncie a tener fueros, se cansaron de publicar que iba a tener un puesto, un cargo, no lo necesito, tengo los fueros del pueblo” dijo a la militancia para comenzar a despedirse. “No vine acá para dividir a los argentinos. Lo que hay que garantizar es la libertad y los derechos de los argentinos” cerró.

(Visitas Totales 73 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.