Durísimo golpe para Othacehé: su hijo fue destituído de la Universidad del Oeste

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Martín Othacehé fue removido de su cargo de rector de la Universidad Nacional de Oeste (UNO). Así lo decidió por una abrumadora mayoría (50 votos a favor y cuatro en contra) la asamblea universitaria, que sesionó en un marco de extrema tensión, que incluyó un intento de toma del edificio de la casa de estudios por parte de un grupo que responde al hijo del ex intendente de Merlo.

Los detractores de este último remarcan que con esta destitución, el ex jefe comunal pierde su última “caja de la política”. Hay que recordar que luego de que “El Vasco” fuese eyectado de la intendencia el año pasado, la UNO (que controlaba desde 2012) se convirtió en su “búnker”. Por otro lado, alrededor de la universidad se generó una controversia por las irregularidades que llevaron a no poder entregar títulos a los egresados.

La asamblea universitaria fue precedida por un clima muy tenso. El ejecutivo municipal colaboró con la seguridad de la misma, vallando el predio para que sólo puedan ingresar los asambleístas. Sin embargo, un grupo que responde al hijo de Othacehé volteó las vallas, haciéndose paso a los golpes. Esto desató incidentes con los docentes y alumnos que los rechazaron.

Cuando la Policía logró poner orden, pudo llevarse a cabo la sesión que desplazó al rector. Al frente de la UNO quedó provisoriamente el vicerrector Daniel Blanco, quien deberá normalizarla y llamar luego a elecciones. “Ahora la asamblea es soberana” dijo. Roberto Gallo, secretario académico ad hoc elegido por la asamblea, aseguró que la destitución del rector fue “por mal desempeño en el ejercicio de funcionario público y por provocar actos lesivos para la comunidad educativa. Además de ser Othacehé, un condimento amargo, fue inútil en el ejercicio de su gestión”.

Hernán Piotti López, secretario académico que responde al destituído Othacehé, calificó de ilegal la asamblea. Le aseguró a Clarín que denunció a la misma “porque el llamado a asamblea no cumplió con la forma, ni con los requisitos. Es una injusticia”. Gustavo Menéndez, intendente de Merlo, celebró esta destitución. No es para menos: se anotó una nueva victoria política luego de derrotar a quien gobernase Merlo durante 24 años.

The following two tabs change content below.