Larreta presenta la autopista Ribereña junto a Macri y Vidal

Las obras públicas serán el corazón de la campaña electoral de Cambiemos. Es así que el presidente Mauricio Macri, el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, se encontrarán mañana a metros de la bajada de la autopista 25 de Mayo hacia la avenida Huergo, en San Telmo, para dar comienzo a las obras del Paseo del Bajo, la obra de vialidad más ambiciosa que se haya encarado en la Ciudad en los últimos años.

El Paseo del Bajo es una de las obras fundamentales de esta gestión, que quiere inaugurar la autopista para transporte pesado y ligero en 2019, antes de las elecciones. Una vez en funcionamiento, los camiones y ómnibus que se desplazan hoy por las avenidas Huergo y Madero, entre las autopistas Illia y Buenos Aires–La Plata, pasarán a moverse en cuatro carriles construidos en profundidad –o en “trinchera”– en el espacio que ocupa al momento la parrilla ferroviaria que divide Puerto Madero del resto de la Ciudad.

Las tareas, a cargo del ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, Franco Moccia, comenzarán en simultáneo en los tres obradores dispuestos según el plan de obra. Junto con el carril exclusivo para el tránsito pesado, comenzará a modificarse la traza de la avenida Alicia Moreau de Justo, donde habrá cuatro carriles en sentido norte para el tránsito liviano, y lo mismo ocurrirá en las avenidas Huergo y Madero, que serán exclusivas para autos y motos que se dirijan hacia el sur. La renovada “autopista ribereña” costará unos u$s 650 millones, de los cuales u$s 400 millones fueron aportados por un crédito de la Corporación Andina de Fomento (CAF).

Aparte del Paseo del Bajo, en este mes se aceleran las obras del Metrobús del Bajo, que unirá San Telmo con Retiro a través de carriles exclusivos para colectivos. Apenas comenzado el 2017, las máquinas excavadoras tomaron los andariveles principales de la avenida Alem para hacer el relleno de hormigón, mientras que en la parte sur, sobre Paseo Colón, ya se comienzan a edificar los paradores. En el Gobierno porteño especulan con concluir la obra a principios de abril y reducir el tiempo de convivencia de dos obras que, indefectiblemente, complicarán el tránsito en el Bajo –y el humor de los porteños.

También esta semana, aprovechando la aminoración del tráfico vehicular, el Gobierno porteño comenzó la repavimentación de la autopista Cantilo, donde se cierran cada noche algunas manos para facilitar las tareas encargadas a AUSA. A ello se añaden las tareas de renovación de vías, señalización y potencia en la Línea C, cuya cabecera sur, la estación Constitución, permanece todo el mes cerrada.

The following two tabs change content below.