Los motivos detrás del rechazo al Shopping de Caballito

no-shopping-caballito

Por Diego Jonsson

El Poder Ejecutivo porteño presentó a la Legislatura un proyecto de ley que propone otorgar normas urbanísticas especiales para un predio de dominio privado. Se trata de tres manzanas de terrenos del barrio de Caballito sobre Av. Avellaneda, desde Fragata Sarmiento a Olegario V. Andrade, con el fin de cambiar la zonificación residencial vigente. Esto se debe a que la supuesta propietaria del terreno, la monstruosa empresa IRSA, busca la instalación de un megashopping.

Es la quinta vez que se presenta el proyecto, ya que los legisladores, cuando tuvieron que votar en años anteriores no lo acompañaron. Esto se debe a que la amplia mayoría de los vecinos y organizaciones del barrio se oponen rotundamente a este proyecto, a lo que sería una obra descomunal que traería solo penurias para sus habitantes y beneficios exclusivamente para quienes lo presentan para su usufructo.

Alertados por esta nueva presentación, los vecinos, las ONG, las cámaras de comercio, organizaciones vecinales y políticas, junto al resto de los actores con interés en preservar el espacio público, comenzaron a trabajar articuladamente dentro del Consejo Consultivo de la Comuna 6 que, durante los últimos años, ha sido el organismo que ha llevado adelante los reclamos de manera institucional a la Legislatura Porteña. Entre los diversos espacios que se manifestaron en este organismo de participación alcanzaron una síntesis, “no al shopping, sí al parque”. Lo que los vecinos no quieren es seguir con el baldío, que se ha dejado en ese estado de total abandono justamente para justificar cualquier proyecto que venga a remediar esta situación.

El Consejo Consultivo ha alertado los problemas que conllevaría este proyecto con los servicios de agua, de luz, con un sistema cloacal colapsado y con napas que ya no absorben lo suficiente debido a la descontrolada construcción en el barrio. También, ha sostenido que generará un caos de tránsito en una zona que suele sufrir inconvenientes diariamente, y que se agrava los días que juega el club Ferro Carril Oeste. Claramente, el club no podría convivir con un proyecto de esta magnitud cruzando la calle. Los comercios del barrio se verían profundamente afectados por la competencia desigual, y recordemos que ya existe un shopping sobre Av. Rivadavia, cines y locales de ropa de todas las grandes marcas a lo largo de Acoyte, José María Moreno y Av. Rivadavia, sumado a los comercios sobre la Av. Gaona y adyacencias al predio.

A la fecha, se han presentado diversos proyectos en la Legislatura para tratar de avanzar en la concreción del deseo de los vecinos, aunque pareciera que al bloque oficialista solamente le interesa tratar y defender el proyecto enviado por el ejecutivo. Cabe destacar el rol de Andy Freire, actual Ministro de Modernización de la Ciudad de Buenos Aires, que formó parte del directorio de la principal desarrolladora inmobiliaria de la Ciudad, IRSA, hasta diciembre del año pasado cuando asumió en el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

Es necesario, que tras años de lucha de los vecinos, los legisladores opositores encuentren también una síntesis que permita dejar sus miserias de lado, para trabajar en un proyecto que contemple, no sólo la imperiosa necesidad de espacios verdes en el barrio más densificado de la Ciudad, sino que también tengan en mente las necesidades del barrio de Caballito como lo pueden ser un jardín maternal (que no hay ninguno en la Comuna) o una sede comunal más cercana a todos los vecinos, por señalar algunas de las muchas necesidades que tiene Caballito.