Medición sindical arroja un 1,8% de inflación en julio, y una variación interanual del 45,4%

La inflación para los asalariados registrados fue del 1,8% en julio, acumulando así una variación del 45,4% interanual, levemente menor al pico del 46% registrado en junio, según los cálculos del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET). El retrotraimiento de las tarifas de gas, al que obliga el fallo de la Corte Suprema del 18 de agosto pasado, se computará el próximo mes, de acuerdo con la práctica adoptada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

Víctor Santa María, secretario de Estadísticas de la CGT, ponderó positivamente el trabajo del IET, así como su conformación y estructura: “Debemos celebrar que distintas centrales obreras, como la CGT y CTA coincidan en el apoyo a una herramienta estadística estratégica para la defensa de los intereses del movimiento obrero. Desde la nueva conducción de la CGT profundizaremos la construcción de información desde los trabajadores para defender sus derechos”.

“El Instituto Estadístico de los Trabajadores es una iniciativa de nuestra universidad, su Centro de Investigación de los Trabajadores del CONICET y organizaciones sindicales aglutinadas en la CGT y la CTA. De la  elaboración participan investigadores de la UMET, del CONICET y referentes económicos de diversos  sindicatos. La presentación de esta tercera medición, luego de la reunificación de la CGT, consolida el desafío de construir un espacio colectivo de participación entre trabajadores y académicos e investigadores”, afirma el rector de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), Nicolás Trotta.

Alimentos y bebidas registró un incremento pronunciado en julio (3,3%), explicando casi el 60% de la suba de precios del mes, de la mano del “aceitazo” y de las alzas en verduras. Indumentaria y calzado registró una ligera deflación (-0,02%), debido al impacto de la competencia importada y a cuestiones estacionales (liquidación de invierno). Para el decil 1, que nuclea al 10% de los hogares asalariados de menores ingresos, la variación acumulada de precios, entre julio de 2015 y julio de 2016, fue del 52,0%; mientras que para el decil 10, que nuclea al 10% de los hogares asalariados de mayores ingresos, fue del 41,2% para el mismo período.

En este sentido, el titular de la CTA, Hugo Yasky, señaló preocupado: “Esta aceleración inflacionaria es la resultante de un programa de ajuste económico que contrae el mercado interno, aumenta el desempleo y disminuye el poder adquisitivo del salario, deteriorando fuertemente el nivel de vida de la población”.

En efecto, según el IET, el salario real fue en julio 7,9% inferior al de noviembre de 2015. Una estimación preliminar de la distribución funcional del ingreso en Argentina, proyecta para 2016 una caída de la participación asalariada en el PBI del orden del 5,4% en términos relativos a 2015, similar a la acontecida el año siguiente al derrocamiento del Presidente Perón (-6% en 1956), aunque más moderada que la registrada en episodios caracterizados por mega devaluaciones como las ocurridas en 1959, 1976, 1982, 1989 o 2002.

Horacio Ghilini, Presidente del Concejo Administrativo del IET, señaló al respecto: “La merma en el poder adquisitivo del salario es de tal importancia que justifica la reapertura de las paritarias. La defensa del salario y del empleo constituyen los objetivos principales de nuestra acción gremial.”