¡Mujeres del mundo unías!

Foto: Nicole Moscovich

 

Por Nicole Moscovich

Fue una semana bastante atormentada para la sociedad argentina. De “repente” todos empezábamos a compartir publicaciones y sentimientos de una bronca conjunta que se manifestaba y reflejaba en forma de quejas, posteos, reenvíos, compartidos, me gustas y demás. De alguna forma tod@s estábamos diciendo #NiUnaMenos.

¿Por qué ahora? ¿Es acaso una moda? Claramente no. Esto es una unión de fuerzas para luchar contra estereotipos, violencias de todo tipo, denigraciones, inequidades, injusticias, entre otras cuestiones que venimos sufriendo el género femenino a lo largo de los años. La diferencia está en que hoy tenemos las herramientas y la fuerza para alzar nuestra voz a raíz de un acumulamiento millonario de episodios que, a lo largo y ancho de los años, han batido records.

¿Records en qué? Records en violaciones, records en denuncias (no escuchadas), records en sueldos bajos por género, records en aguantar enojos al escuchar “piropos” de dulces palabras que nunca antes habías escuchado (por las dudas aclaro un tinte irónico), records en ser manoseadas, records en lavar platos, records en ser golpeadas, records en ser insultadas, records en ser denigradas y entre tantos otros records, records en SER MATADAS.

Lamentablemente se siguen escuchando a ciertas voces de las elites poderosas, dueñas de los grandes medios, que difunden aquello que no es. Medios que justifican la violencia de género a partir de evasivas algo idiotas para tapar o menospreciar lo que en realidad pasa, yo se los digo si quieren NOS ESTÁN ASESINANDO en todos los sentidos que se puedan connotar y denotar de esta palabra.

Al llegar a Plaza de Mayo a las 17 hs, junto a mi paraguas, mi mochila y mi celular, noté cómo poco a poco iban llegando, llenando cada rincón, mujeres vestidas de negro (como bien indicaba la consigna haciendo referencia al miércoles de luto) con sus paraguas. Muchas sin bandera política, caían con carteles que emocionaban por la fuerza y la búsqueda de empoderarnos todas juntas.

Sentía que había algo más fuerte que nos unía, cada una de nosotras estaba concurriendo a la plaza buscando lo mismo, gritando lo mismo, manifestando lo mismo. No íbamos por intereses particulares, fuimos porque queríamos gritar a viva voz “ni una menos” “si tocan a una tocan a todas”. No importaba el frio, ni la lluvia, importaba el fin de querer hacer visible lo que pasa, que se pongan las cartas sobre la mesa. Buscamos empoderar a la mujer, caminar libres y no sentirnos heroínas por haber llegado sanas a nuestras casas.

Voy a comentarles un secreto, fui a la marcha sola y cuando llegué no me sentí sola en ningún momento, estaba acompañada. Todas estábamos ahí por lo mismo, estábamos empoderadas solo que aún las elites oligarcas no lo reconocen, pero ¿a quién le importa?

La legitimidad se basa en nosotras. Una vez más, hoy nos hicimos visibles. No queremos más Lucías, Ángeles, Wandas, y la lista sigue.

Me parece importante volvernos a replantear como sociedad el rol de la mujer. Es momento de repensar el lugar que ocupan las mujeres. Hay que reformular. Preguntarse, dudar. La mujer no es inferior al hombre, no es más débil que él, pero ¿por qué hay que decirlo? ¿Por qué no se da por supuesto y hay que marchar para dar cuenta?

Aquello que se daba, HOY YA NO SE PUEDE DAR MÁS. LAS MUJERES NOS PUSIMOS DE PIE y UNIDAS ESTAMOS!

The following two tabs change content below.

Nicole Moscovich

Licenciada en Publicidad. Estudiante de Ciencia Política // Twiter: @nickymos

Últimos posts de Nicole Moscovich (Ver todos)