Nardini y Malvinas, lo que se viene en las PASO

nardini2

En Malvinas Argentinas existen condiciones para un recambio generacional. Sin embargo, las mismas se aparecen como más adversas que en otros distritos del conurbano. Son una parte (lamentable por cierto) del folklore político malvinense los constantes hostigamientos y ataques del jefe comunal a todo tipo de oposición política.

Pero no por adversas, las condiciones dejan de ser tales. Sabido es que las mismas se generan. La política no es un juego que se rige por cuestiones paramétricas, sino que su racionalidad propia es más bien estratégica. Si tomamos en cuenta esto último, podría considerarse que la decisión de encumbrar a Nardini como candidato a intendente del FpV ingresa dentro del campo de las decisiones a largo plazo.

Por otro lado, ha habido ocasiones en que los tiempos se aceleraron. Basta recordar a Néstor Kirchner siendo ungido presidente allá por 2003, tiempo antes de lo esperado por el fundador del proceso político que vive el país. Aquí se vuelve a insistir: no hay que desdeñar las chances de Nardini.

Quien ha cumplido con su cometido. Llevó una campaña prolija en la que trató de reflejar su condición de nueva dirigencia política mediante algunos actos innovadores, tales como el modo de comunicar las propuestas. Pese a esto, Nardini asegura no olvidarse que la cuestión comunicativa debe estar siempre al servicio de una cuestión de fondo. “No sólo tenemos propuestas viables y realizables para responder a las demandas de los vecinos sino que también innovamos en la forma de comunicarlas; pero siempre haciendo eje en las necesidades que a diario nos manifiestan las familias; como son las cloacas, el agua potable, el asfalto y el gas natural y también la calidad de atención en materia de salud” aseguró.

Con todo, se espera una elección en que el FpV coseche una gran cantidad de sufragios en todos los niveles. No hay que olvidarse de los comicios de 2011, donde Cariglino paso un gran susto, dado que si bien en las generales triunfó, venía de hacerlo desde atrás al perder las PASO.

Habrá que ver si esta situación puede repetirse. Lo seguro es que el intendente desplegará su arsenal de maniobras y ataques para ralentizar el desarrollo de la propuesta kirchnerista, la cual pudo aunar a todos los sectores involucrados en ese proyecto.

Lo demás es cuestión de tiempo: Cariglino pertenece a una etapa de los municipios que pertenece al pasado. Pasado que en esta elección comenzará a revertirse, ya que más de un alcalde que gobierna hace veinte años será desplazado. La suerte del kirchnerismo (y de Nardini), entonces, puede correr por dos carriles: el del triunfo en esta contienda o en el triunfo en contiendas futuras. Lo que no se discute que será triunfo.

(Visitas Totales 224 , 1 Vistas Hoy)