Radiografía de la elección porteña: Larreta, Lousteau, Carrió y Lammens

0013033855

Sobran los interrogantes en la elección de medio término de la Ciudad de Buenos Aires, sin embargo, el freno al voto electrónico en el Congreso de la Nación es un dato inobjetable que abrió las puertas al desdoblamiento de los comicios porteños. Cuatro elecciones que podrían ser un costo o una oportunidad para Rodríguez Larreta si finalmente Martín Lousteau decide arriesgar su capital político en una competencia abierta contra el presidente de la Nación. De separarse la elección local, nuevos dirigentes buscarían irrumpir en la agenda a la espera de un traspié del embajador en los Estados Unidos. Este es el caso del presidente de San Lorenzo Matías Lammens, tentado tanto por un sector del progresismo como por el peronismo y el massismo, en busca todos de un candidato taquillero. De igual forma, Graciela Ocaña pone un ojo en la elección al tiempo que continúa su operativo para hacerse con la Defensoría del Pueblo de la Nación. Qué hará el desmembrado Frente para la Victoria es otra incógnita. ¿Prevalecerá la unidad entre el peronismo y el kirchnerismo? Seguramente, y retomando las palabras de un dirigente sindical de peso en la ciudad, “la provincia de Buenos Aires marcará los tiempos de la agenda porteña”.

Así las cosas, y con un largo camino por recorrer, la elección pondrá en juego no solo 30 bancas, sino también el futuro del distrito electoral que catapultó a la presidencia al ex Jefe de gobierno porteño.

El verano traerá novedades. Los exclusivos balnearios de Pinamar serán escenarios de interminables discusiones que marcarán los contornos de una elección que el presidente siente como propia, y que empezó a jugar días atrás cuando le exigió a Lousteau que no se presente en las legislativas a cambio de la promesa de una primaria en el 2019.

Por si acaso, Larreta ya elaboró su plan B, y estarían avanzadas las conversaciones con Elisa Carrió para que encabece la lista de diputados a la espera de acotar el espectro electoral del ex ministro de economía. El impacto cruzaría la General Paz, ya que María Eugenia Vidal podría deshacerse de una candidatura que le complicaría y mucho su entendimiento con sectores del peronismo.

Pero la estrategia de Larreta no termina ahí, y para limitar a ECO buscará instalar otras candidaturas que puedan fragmentar el voto de Lousteau. Matías Lammens aparece en el horizonte. El presidente de San Lorenzo podría articular no solo a sectores progresistas sino también a peronistas desencantados con La Cámpora y a massistas sin candidato competitivo en la Capital Federal.

No obstante, el radicalismo porteño asegura que Lousteau será candidato y no duda en calificar de operación político-mediática lo de Carrió. Así lo entiende un allegado al embajador que asegura: “además de ser una muestra de desesperación del PRO, carece de toda lógica porque la Coalición Cívica es parte constitutiva de la alianza ECO y Fernando (Sánchez) mantiene diálogos constantes con ´Lilita´”.

Las próximas semanas terminarán de aclarar el escenario. Los porteños sabrán si asistirán cuatro veces a las urnas y Martín Lousteau deberá definir su candidatura que condiciona las decisiones del sistema político porteño. Mientras tanto, atendamos un tema de relevancia como es la renovación de la mitad de la legislatura, aspecto nada menor si pensamos en la obtención de mayorías parlamentarias luego del recambio del cuerpo legislativo en diciembre del 2017.

Composición de la Legislatura: ¿que pone en juego cada bloque?

El PRO es la primera minoría y cuenta con un bloque de 28 legisladores. En las próximas elecciones arriesgará trece bancas que ingresaron en el 2009. Vale destacar que diputados de relevancia como Carmen Polledo (vicepresidente 1ro de la legislatura) y Alejandro García (presidente de la comisión de presupuesto) no podrán reelegir por finalizar su segundo mandato.

En el macrismo sobra la confianza, y señalan que todas las encuestas le aseguran un piso del 38% que les permitiría renovar con tranquilidad sus legisladores en juego.

El FPV vive otra realidad. Luego de la fractura de mitad de año, el bloque que lidera Carlos Tomada perdió cuatro legisladores y deberá renovar la mitad de los ocho ediles que conserva. Estos son los casos de José Cruz Campagnoli (Nuevo Encuentro), Magdalena Tiesso (Peronismo Militante), Lorena Pokoik y Pablo Ferreyra.

El kirchnerismo sabe que en cualquier escenario no podrá mantener todos los lugares, y es por eso que Ferreyra y Tiesso descuentan que a partir de diciembre dejarán la legislatura. Distintos son los casos de Pokoik y Campagnoli. La primera cuenta con el aval directo de Máximo Kirchner mientras que el segundo hará valer el peso de Nuevo Encuentro.

María Rosa Muiños, presidenta del Bloque Peronista que integran Silvia Gottero y Claudio Heredia, buscará renovar su banca a través de la recientemente creada agrupación Nuevo Espacio de Participación (NEP) que dirige Juan Manuel Olmos.

Otro peronista al que se le vence el mandato es Gabriel Fuks. Al frente del monobloque Corriente Nacional de la Militancia, el ex titular de Cascos Blancos buscará continuar en la legislatura a partir del apoyo de Daniel Filmus y Víctor Santamaría.

Claudio Palmeyro (Sindical Peronista) termina su segundo mandato, y Omar Viviani intentará colocar en el cupo que mantiene históricamente el gremio de Peones de Taxi, a su hija Celeste Viviani.

La exitosa experiencia de UNEN en 2013 pondrá en juego 8 bancas. Disgregados luego en distintos bloques como SUMA +, Coalición Cívica, Partido Socialista Auténtico, Confianza Pública, Proyecto Sur y Bien Común, buscarán renovar sus lugares a través de distintos ensayos electorales.

Los radicales impondrán a Juan Nosiglia para un nuevo período en la legislatura mientras que Hernán Rossi apuntará al congreso de la nación. Por su parte, Lousteau garantizará la renovación de María Inés Gorbea y el socialismo hará lo propio con Hernán Arce. Resta conocer la postura de Elisa Carrió para saber en qué lista irá su amiga personal Paula Oliveto.

Los casos de Javier Gentilini y Gustavo Vera son totalmente diferentes. El primero pasó al Frente Renovador en el 2015, y a partir de su relación privilegiada con Sergio Massa, contiunará en la legislatura. Por su parte, Gustavo Vera sembró la duda meses atrás cuando comenzó a recorrer la provincia de Buenos Aires.

Lo de Graciela Ocaña es otra incógnita. Podría ser candidata a diputada nacional y abandonar así la legislatura. No obstante, su aspiración pasa por la Defensoría del Pueblo.

Finalmente el Frente de Izquierda renovará el lugar que hoy ocupa la dirigente de Izquierda Socialista Laura Marrone y que anteriormente lo había hecho Patricio Del Corro del PTS.

The following two tabs change content below.

Alejandro Aguero

Politólogo (UBA) // Twitter: @AleAguero1