Río Negro: Pichetto triplica a Massaccesi y Weretilneck

Extraña derrota la de Miguel Ángel Pichetto. Si bien se insiste, desde el radicalismo rionegrino, y desde el entorno del gobernador, en resaltar el segundo puesto obtenido en Viedma, se omiten los datos duros: el conjunto de resultados en las elecciones municipales arrojó que el FpV es la fuerza más votada en la provincia.

Para ser más precisos, el kirchnerismo obtuvo 94313 votos, frente a los 31563 de la UCR y los 27098 que cosechó Juntos Somos Río Negro, el partido del gobernador. Si se tiene en cuenta que los respectivos candidatos a la gobernación son el citado Pichetto, Horacio Massaccesi y el también mencionado Alberto Weretilneck, y de mantenerse estos números, podría arriesgarse un primer pronóstico: el actual senador nacional obtendría un contundente triunfo, erigiéndose como el nuevo gobernador rionegrino.

fpvrionegro1

Aún sumando los votos radicales y los de Weretilneck, la diferencia sigue siendo amplia: 94313 contra 58661. No pretende realizarse en este artículo una traslación mecánica, debido a que el cronista entiende que no necesariamente las elecciones locales marcan tendencia para las provinciales, de la misma manera que estas últimas tampoco lo hacen con las nacionales.

Lo que se busca, con esta presentación de cifras absolutas, es reforzar el pronóstico vaticinado más arriba, el cual es compartido por no pocos. Quizás esta visión compartida por Weretilneck, por Massaccesi y por la CC-ARI de Magdalena Odarda generó en Viedma la unión en una causa común: evitar el triunfo de Juan Manuel Pichetto. “En política se gana y se pierde pero nos deja un 45 por ciento de base electoral en la provincia” fue el balance de la elección viedmense.

“Ser la fuerza más votada en todo el contexto provincial implica que hay una identificación con nuestro proyecto político, por esa razón se reafirman nuestras convicciones del triunfo de la formula que integran Miguel Pichetto-Any Piccinini el próximo 14 de junio”, afirmó el legislador Alejandro Marinao. Ariel Rivero, por su parte, aseguró: “Por mucho que le pese al gobernador Weretilneck y que quiera disimular con festejos exagerados, sólo ganaron dos localidades y en cambio no fueron capaces de poner candidatos en Cipolletti y menos en la capital de la provincia”.

Pero insistiendo en la idea de que una elección menor no marca tendencia sobre otra más general, es claro que la última palabra la tendran los electores de Río Negro. El 14 de junio se juzgará la estrategia de los candidatos, y se verá si en el caso específico de Pichetto, su capacidad de diálogo y consenso. Martín Soria se refirió de la siguiente manera. “Tiene lo que muy pocos dirigentes políticos en la Patagonia y en la Argentina pueden mostrar: una capacidad de trabajo abrumadora“.

(Visitas Totales 1.080 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.