Rodríguez Saá habló de la reunión que sostuvo con Cristina Fernández

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, sostuvo que el gobierno de Mauricio Macri “no ve la realidad social” y, a diferencia de lo prometido en campaña, “está abriendo la grieta todos los días”, por lo que resaltó la “necesidad de unidad del peronismo” de cara a las elecciones legislativas de octubre.

“El Gobierno no ve la realidad social. Fue su promesa electoral, eso de que iban a combatir el hambre, la desocupación, e hicieron todo al revés. Hoy el reclamo es este. Los programas que todos llevaban hablaban de la unión de los argentinos, y este señor no está haciendo las cosas así, por eso tiene semejante protesta”, planteó Rodríguez Saá durante una entrevista con Futurock.

En esa línea, afirmó que la intención de Cambiemos es polarizar: “Estamos en distintas veredas y el Gobierno está abriendo la grieta todos los días y se pone de un lado. Es lo que les conviene. Esta es la realidad, así se manejan”.

En su duro diagnóstico, el mandatario puntano señaló que el gobierno de Macri “ha endeudado el país en más de 80 mil millones de dólares y no hay una sola alcantarilla que se haya hecho con esa plata”. “Se han endeudado para gasto corriente y ha aumentado el déficit fiscal, entonces hablemos con seriedad. Los propios economistas del establishment están diciendo que no tiene plan A ni plan B”, afirmó.

Además, se refirió a su relación con el Ejecutivo nacional y remarcó que “es mentira que este sea el gobierno más federal de los últimos años”. “Eso no es cierto. Ellos te escuchan y te dicen siempre que la herencia es muy difícil, que hay que esperar, que va a venir un derrame de la lluvia de inversiones, y la verdad que los únicos que tienen lluvias son los inundados”, disparó.

Ante este panorama, Rodríguez Saá habló de la “necesidad de un peronismo unido” y del planteamiento de un programa antes de definir  nombres. “En las candidaturas hay un juego de egos, no se puede hablar así. Tenemos que hacer una arquitectura para satisfacer egos. Eso es tristísimo, no es política, no es serio”, consideró.

Por último, se refirió a la reunión con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. “Fue muy amable, muy bien, hablamos de la agenda nacional coincidiendo sobre lo que está pasando, lo que está contándonos la calle. Y tenemos una mirada coincidente sobre la necesidad de estar unidos, de hacer un programa común de todas las fuerzas del peronismo, que estamos planteando las necesidades de cambiar estas políticas tan desastrosas”, concluyó.