Por Germán Gorráiz López. Europa atraviesa un período muy convulso pues la crisis financiera está poniendo todavía más difícil el proceso de construcción europea. El estancamiento económico y la aparición de brotes deflacionistas ha provocado la aparición de fuerzas centrífugas que podrían provocar la desmembración de la actual Unión Europea.