La intransigencia del oficialismo en rebajar el monto del endeudamiento provocó que no exista acuerdo para aprobar el presupuesto, con lo cual el PRO y sus aliados dejaron caer la sesión. Salvai denunció que Cristina Kirchner ordenó dejarlos sin presupuesto. El FpV le pidió una audiendia a Vidal.