Confirman la aplicación de la cláusula gatillo para bancarios y estatales nacionales

Antes de definir los incrementos en la nueva ronda de paritarias y por efecto de la inflación acumulada durante 2017, que culminó con el 24,8%, los trabajadores de la administración pública nacional y el personal de los bancos cobrarán con los salarios de enero un aumento adicional promedio del 5% a partir de la aplicación de la denominada cláusula gatillo incorporada en los convenios firmados el año pasado.

En el caso de los empleados bancarios la suba será del 5,3%, correspondiente a la diferencia entre el aumento de 19,5% acordado en la paritaria sectorial de 2017 y la inflación del año, y se abonará íntegramente con los sueldos de este mes, según confirmó ayer a El Cronista, el titular de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo. Como ese ajuste es retroactivo a enero del año pasado, el gremio negocia con las entidades financieras la forma de abonar el monto acumulado de manera de evitar que sea licuado por la aplicación del impuesto a las Ganancias.

Solo si se calcula sobre el sueldo conformado inicial del sector, que por la aplicación de la cláusula gatillo se elevará de $ 25.499 actuales a $ 26.850, la diferencia salarial retroactiva sin considerar el ajuste sobre los adicionales de convenio alcanzará a $ 17.750.

Al igual que en el caso de los bancarios, la incorporación de la cláusula gatillo en la paritaria de los estatales nacionales, firmada en junio del año pasado, también redundará en un incremento salarial adicional para esos trabajadores. Como el acuerdo paritario estableció un aumento de 20% en tres tramos y la inflación 2017 alcanzó el 24,8%, la diferencia implicará un aumento suplementario de 4,8% que más de 120.000 agentes de la administración pública nacional cobrarán con sus salarios de enero, confirmaron fuentes del sindicato de UPCN, que encabeza Andrés Rodríguez. Justamente representantes del gremio llevan adelante desde hace semanas negociaciones con las autoridades del Ministerio de Modernización para terminar de consensuar el entendimiento por la aplicación del gatillo, que difundirán en los próximos días.

El sindicato de Empleados de Comercio, que lidera Armando Cavalieri, fue el primero en aplicar la semana pasada el mecanismo especial de ajuste por inflación incorporado en la última paritaria. En ese caso, la suba adicional acordada entre las partes fue de un 6%, en tres tramos de 2% en enero, febrero y marzo, que sumado al aumento de 20% fijado originalmente totaliza un incremento anual de 26%.

A su vez, también el gremio de la Uocra inició días atrás conversaciones con la cámara empresaria de la actividad para aplicar la cláusula gatillo en su convenio, que estableció en abril pasado un aumento de 21%, más de 3 puntos por debajo de la inflación.

Pese a esas negociaciones, en el Gobierno rechazan la posibilidad de volver a utilizar ese esquema de revisión por inflación en la nueva ronda de paritarias en marcha. Así quedó expuesto en el marco de la nueva reunión realizada ayer en el marco de la discusión salarial bancaria, en la que las cámaras de la actividad reiteraron su ofrecimiento de una mejora salarial de 9%, propuesta que fue nuevamente rechazada por el gremio de Palazzo, donde insisten en replicar el parámetro de recomposición del año pasado con una garantía efectiva de ajuste automático por inflación.

(Visitas Totales 3.513 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.