Corrupción material y divina

La intención de estas líneas no es dar detalles técnicos, ni disfrazarme de juez en cuestiones de corrupción. El tema es sobre narrativas o, el concepto en boga hoy, relatos.

Las primeras planas se debaten sobre casos de corrupción del gobierno anterior, y el escándalo de las off shore panameñas que ensucian al vigente. La imagen de ambos se ve dañada por el bombardeo informativo. En los principales diarios los hechos se distinguen por la forma en que se presentan. Las cifras para moldear una estadística se retacean o permanecen ocultas, entonces lo que emerge son las formas. Por un lado, está la corrupción que voy a llamar material. La visión del hecho se enfoca en sus características materiales y de contexto. Los encabezados hablan de “como se la llevaban en valijas”, “por la noche”, “en secreto”, etc. Una épica de oscuros pasillos y gente de dudosa moralidad contando billetes. Acentuando una fascinación perversa por el dinero en su forma de papel. Está presente la necesidad de tocarlo, de acumularlo, de llevarlo encima. Por el otro, aparecen los paraísos fiscales, un dinero inmaterial. Que además, los acusados dicen no usar –la paradoja de una guarida que no guarda nada- y justifican como procedimientos legales legítimos, por los que cualquier vecino decente no debería preocuparse. Los famosos contadores magos, que mueven capitales por los atajos del sistema. Se explica cómo movimientos comunes de las empresas. En resumen, nada para escandalizarse. Como la figura del eclesiástico medieval que desde el púlpito interpreta para el común la palabra a la que no tiene acceso sin mediador. El gobierno CEO aclara a los de a pie: todo legal. Los fieles tienen que creer, es la lógica del mundo financiero y no constituye delito, oran los prelados.

Remarco esto porque según mi parecer esta construcción de sentido se remonta hasta los orígenes de uno de los primeros relatos argentinos: el de la civilización versus barbarie. Remontémonos hasta el primer cuento insignia de la literatura argentina: el matadero de Esteban Echeverría (1840). Narración sobre el asesinato de un partidario unitario, cometido por los seguidores de Rosas. Ahí se encuentran las raíces de un discurso que separa un nosotros (la civilización-unitario) frente a un otros (la barbarie-rosistas). En la obra se le atribuye a las masas la irracionalidad.Una inundación que el pueblo atribuye a los unitarios, interpretando a los seguidores del rosismo como fantasiosos y arbitrarios. En síntesis, manipulables. En la descripción de los personajes se subraya su bestialidad animal: “carniceros embadurnados de sangre”, “negras y mulatas achuradoras, cuya fealdad trasuntaba las harpías de las fábulas”, “vociferaciones preñadas de todo el cinismo bestial que caracteriza a la chusma de nuestros mataderos”. En contraposición, esta la víctima unitaria portadora de los valores que lo humanizan frente a las bestias: “un joven como de veinticinco años, de gallarda y bien apuesta persona”.

Se podría establecer una analogía entre esta “chusma” de furiosa materialidad sanguinaria, con los corruptos funcionarios y amigos del gobierno anterior –y porque no todos sus seguidores caracterizados como choriplaneros- que presos de su barbarie adoran los billetes como dioses, les gusta cargarlos, sentirlos. Enfrentados a ellos, los CEOS son la civilización que nos acercan al mundo, como los unitarios nos querían arrimar a los ingleses. Respetan los mecanismos del sistema económico imperante, que no deberían suscitar el escandalo porque así funciona el mundo civilizado. En este mundo la sangre esta oculta, como en esas sociedades que nunca funcionaron, donde no circula ese demonio tentador que es el vil metal en su forma de billete. Así se diferencia a través de un relato un delito, en apariencia, similar. Uno disfrazado de bestia y el otro de humano. Por debajo, soplan bajito, los sinceramientos (ajustes) en el transporte, luz, agua y gas; la disparada inflacionaria y los miles de despedidos. Pero eso es otra historia que cada uno va a poder contarla como quiera.

(Visitas Totales 282 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.

Andrés Boselli

Escritor

Últimos posts de Andrés Boselli (Ver todos)