Una relación que llegó para quedarse y que pone en tensión al MACRISMO

Si el inicio de la gestión de Alberto Fernández supuso un cortocircuito con Rodríguez Larreta por el intento de Nación de recortar los excesivos recursos que Mauricio Macri le había transferido a la Capital Federal, la coordinación por el CORONAVIRUS abrió una nueva página en el vínculo entre ambos dirigentes.

El deshielo entre Fernández y Larreta tuvo una primera muestra pública con la foto que ambos compartieron junto a Kicillof en la Quinta de Olivos el pasado domingo. En esa misma tónica, el día de hoy el presinte volvió a recibir al jefe de gobierno en la Casa Rosada.

Alberto Fernández tiene en la capital federal a dos dirigentes que son los encargados de coordinar con el larretismo: Juan Manuel Olmos y Claudio Ferreño. El primero Jefe de Asesores con despacho pegado al del presidente; y el segundo, amigo personal de AF y titular de la bancada de legisladores porteños del Frente de Todos.

(Visitas Totales 1 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.