Desesperación: ¿Cómo ven los movimientos de Cristina los principales intelectuales orgánicos del establishment?

Nada mejor para sondear los deseos y temores de la clase dominante argentina que seguir día tras día los análisis de sus principales plumas intelectuales. Gramsci definía a los intelectuales orgánicos como aquellos que articulaban a su clase, dándole cohesión y conciencia de sus intereses. Crean hegemonía, “elaboran la línea y la difunden”. Clarín y todo su hardware de difusión no sería nada si no tuviera qué dinfudir. La Nación como house organ de la oligarquía argentina siempre hizo punta con el personal de su staff, pero hoy se agregan algunos periodistas antikirchneristas en distintos medios, como Infobae, La Política Online y otros. Tengámoslo en cuenta: no es orientador el que quiere, sino el que puede, y ser acérrimo opositor no es garantía de nada. No hay peor error para un analista politico que confundir sus deseos con la realidad, ni crimen más artero que mentirle a su propio público. Por eso jugadores como Moralés Solá -a los que no consideraremos- muchas veces crean una nube donde ellos mismo se pierden, haciendo magro favor a sus lectores.

Sin embargo, estos intelectuales orgánicos son quienes auscultan, escudriñan, sopesan, escanean todos y cada uno de los movimientos del gobierno buscando sus fortalezas y debilidades, sus contradicciones, tratando de operar sobre su sistema de alianzas, volver en contra al número “dos” contra el número “uno” y así.

Intelectuales orgánicos de la clase dominante argentina tales como Rosendo Fraga, Eduardo Fidanza, Beatriz Sarlo, Carlos Pagni, Ignacio Fidanza y demás son quienes proveen de los temas que serán impuestos en la agenda pública durante la semana (defensa de la famiglia judicial y ataque a Gils Carbó, ataque a las alianzas internacionales del gobierno, búsqueda de casos de corrupción en general, ataques a funcionarios en particular, insistir en que todos los problemas económicos argentinos son por impericia y mala praxis del gobierno y no por factores externos). Son “la lupa”.

>ABBCC99ABE9

¿Cómo ve este grupo los movimientos políticos de Cristina y la coyuntura electoral en general? Con desesperación. Ven con asombro el crecimiento en la imagen de la presidenta, fruto de apocalipsis económicos que no se cumplieron, su constante ejercicio del poder y temen, no sin razón, cuatro años más de gobierno del kirchnerismo, aún en su versión ligth sciolista. Observan que Cristina eludió el síndrome del pato rengo (cuando en su segundo mandato, un presidente pierde elecciones de medio término, con ello la mayoría legislativa y ve diluirse su poder al punto de ceder en su programa de gobierno y ser títere de las corporaciones) y conserva una cuota de poder inmensa que le permite accionar en la interna del FpV y digitar la sucesión dentro del espacio de una forma tal que ni los más optimistas en el kirchnerismo imaginaban.

rosendo fraga

“Baño de humildad” para todos, gobernadores e intendentes masivamente dentro del esquema de gobierno, garrochazos que se desgarrochan, la aceptación de que los vices tanto de Randazzo como de Scioli los impondrá Cristina tanto como la lista de diputados nacionales, son ejemplos de esa fortaleza política hacia dentro del movimiento peronista.

 

La Radriografia

 Creo que Cristina se convenció de ganar con Scioli y no perder con Randazzo” nos dice Beatriz Sarlo en La Nación. En otro artículo titulado “Ante la probabilidad de un nuevo gobierno peronista“, Eduardo Fidanza (Poliarquía, La Nación) dirá que: “La probabilidad de un nuevo gobierno peronista se parece a los programas para adultos o a las noticias fuertes: puede herir muchas sensibilidades”. También en un artículo titulado “La riesgosa apuesta del Pro” apunta que: “Muchos sondeos, serios y consistentes, desmienten que la mayoría desee un cambio significativo respecto del kirchnerismo, como suponen muchos en Pro. El propio Macri contradice esa percepción cuando asegura que no tocará lo que se consideran conquistas del Gobierno, desde Fútbol para Todos hasta la Asignación Universal por Hijo. Eso implica aceptar que no se puede ganar representando sólo a los que quieren un cambio profundo de reglas, que apenas alcanzan a un tercio del electorado, están concentrados en los grandes centros urbanos y poseen nivel socioeconómico relativamente alto”.

eduardo fidanza en idea (1)

Desde La Política Online otro Fidanza, Ignacio, apunta que:“Ante la creciente competitividad del kirchnerismo, que se encamina a cerrar filas detrás de Daniel Scioli, la división opositora empieza a cristalizar un triunfo del gobernador en la primera vuelta” . Ante ello: “El antídoto más efectivo para alejar ese riesgo sería unificar la oferta opositora. Y esto sólo se logrará por dos vías: Massa candidato a gobernador de Macri o una gran interna opositora en la que ambos diriman la candidatura presidencial”. Para él: “Lo que se discutía no eran votos –Macri mide bien en el Conurbano- sino algo más sensible, manejo del territorio”. Concluye que: “Para alcanzar un acuerdo hacen falta dos cosas: Miedo y racionalidad. Más importante es la certeza del fracaso mutuo en caso de división y la racionalidad posterior para alcanzar un reparto justo”.

Nunca interrumpas a tu enemigo mientras está cometiendo un error” Napoleón Bonaparte

 Indica Eduardo Fidanza desde La Nación que: “Angustia a los opositores la probabilidad, incrementada esta última semana, de que no haya una confluencia entre Mauricio Macri y Sergio Massa para celebrar una interna PASO, que permita contar con un candidato fuerte en la primera vuelta de las elecciones”. Para su desgracia, Macri esta semana declaró: “No vamos a presentar ninguna alianza con Massa.Es una falta de respeto preguntarme si acepto a Massa de gobernador”. Ni siquiera el “renunciamiento histórico” de Francisco de Narváez a la gobernación bonaerense, como prenda de buena fe y unidad, pudo ablandar el corazón de Mauricio.

Sin embargo, trata de levantar la moral Ignacio Fidanza, apuntando que: “Sergio Massa recibió días atrás una propuesta sencilla del armador macrista Emilio Monzó. El ministro de Gobierno porteño le sugirió que ofrezca a Macri hacer una suerte de renunciamiento patriótico a favor de la unidad opositora y declinar su participación en este turno electoral. Efectivamente su paso al costado en este turno, pero acordando las listas de candidatos y siendo parte desde su fundación de un bloque político que tiene chances de gobernar la Argentina. Puede parecer una rendición incondicional, pero no lo es. Es lo que hizo Macri en el 2013”.

Desde un servicio privado para las principales empresas del país, el más lúcido de los intelectuales conservadores argentinos Rosendo Fraga les alerta que: “La polarización entre Scioli y Macri esta demostrando que el primero se beneficia más de este proceso: de los ocho intendentes bonaerenses que han abandonado las filas del Frente Renovador, seis se han ido con el kirchnerismo, y sólo dos con el Pro. La realidad es que cuanto más se debilite Massa más se potencia el kirchnerismo, que a su vez ha logrado generar unas PASO competitivas, planteando la puja entre el Gobernador bonaerense y el Ministro del Interior y Transporte. El escenario probable hoy es que Scioli quede primero en las primarias del 9 de agosto y que, dividiéndose los votos de Massa pueda incluso ganar el 25 de octubre en la primera vuelta”.

Pinta oscuro el panorama opositor ya que no logran la unidad electoral de sus principales dirigentes. Pareciera que no hay luz análitica que valga y para su angustia, lo saben.

(Visitas Totales 735 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.

Santiago Costa

Licenciado en Ciencia Política (UBA). Periodista // Twitter: @san2011costa