Diputados bonaerenses desafíaron a CFK y partieron el FpV bonaerense

Ayer se formalizó la ruptura del bloque del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados de la provincia. Trece diputados, encabezados por el oriundo de Saladillo Walter Abarca (quien fue secretario privado del ex presidente Néstor Kirchner), dieron orígen al bloque denominado FpV-PJ.

Foto: Aglaplata
Foto: Aglaplata

A Abarca lo siguieron Valeria Amendolara, Mauricio Barrientos, Manuel Elías, Marcelo Feliú, Rodolfo Iriart, Alejandra Martínez, Ricardo Moccero, Liliana Pintos, Andrés Quinteros, Evangelina Ramírez, Mariano San Pedro y Alicia Sánchez. Estos diputados elevaron una nota a la presidencia de la Cámara avisando su separación. Sin embargo, la intención de algunos de los legisladores no es terminar de romper los puentes. «Veremos cómo podremos articular con el resto del Frente para la Victoria» aseguró uno de ellos.

El orígen de este cisma debe rastrearse en designación de José Ottavis como presidente del bloque, y en la votación del presupuesto. Junto a este, la gobernadora (algunos presumen que con una mezcla de premeditación y habilidad) envió a votación el endeudamiento por la cifra récord de 90 mil millones de pesos. El camporismo se negó a votar esto último, comenzando un proceso de desgaste que se prolongó durante los últimos meses.

Si bien se esperaba que en esta cámara el FpV sufra el mismo destino que en el Senado bonaerense y en Diputados de la Nación -con el alejamiento de diecisiete diputados nacionales encabezados por Diego Bossio-, los legisladores intentaron resolver una serie de cuestiones: en primer lugar, el mantenimiento de la unidad. En segundo lugar, el indicado para darle una dirección política a esa unidad.

Incluso, tras el alejamiento de Ottavis de la presidencia del bloque, se ensayaron estrategias diversas. La más mentada, la mesa de conducción que cristalizara la representación proporcional de los cuatro sectores de que se componía el bloque: el camporismo; el grupo referenciado con Julián Domínguez y Randazzo, cuya figura visible es Abarca; los tres diputados del Movimiento Evita; y los tres conducidos por el ex presidente de la Cámara, Horacio González.

En la última semana en La Plata se había recobrado el entusiasmo, dado que la citación a indagatoria y la reparición pública de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner produjo un congelamiento transitorio de la crisis. Gran parte de los diputados se movilizaron a Comodoro Py. El caso más paradigmático fue el de Alicia Sánchez, esposa de Luis D’Elía, que se movilizó junto con La Cámpora. Consultado por este medio sobre la ruptura, Sánchez no quiso dar declaraciones. «No sabría que decirte» aseguró. El ex secretario privado de Kirchner tenía el teléfono apagado.

«Tenían decidido hace tiempo este alejamiento, es realmente inoportuno esto, Cristina se reunió con diputados y senadores nacionales, intendentes, gremios y movimientos. Recuperó la iniciativa y ellos lo único que hacen es debilitar al conjunto. Estan especulando electoralmente de cara al año que viene» fue la explicación de un diputado cristinista, demostrando su fastidio por la decisión tomada por los trece diputados.

«Esperemos darle orden a una situación que nunca se pudo encarrilar» fue la expectativa de uno de los rupturistas, aclarando que, pese a que en la Legislatura bonaerense no existe la figura del interbloque, buscaran trabajarán conjuntamente con la bancada del FpV cristinista.

El resultado de estos hechos: el FpV dejó de ser la primera minoría en el cuerpo. Su lugar lo ocupa ahora Cambiemos, con 28 legisladores, a los que se le debe sumar los dos del bloque Justicialismo Bonaerense; luego viene el FpV cristinista, que tiene hoy día 23 diputados (quedan dudas aún sobre la decisión que tomaran los tres diputados del Movimiento Evita y los conducidos por Horacio González); tras ellos está el massismo con 20; y el nuevo bloque FpV-PJ con 13.

(Visitas Totales 1.246 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.
Redacción - prensa@abcenlinea.com.ar