El FPV porteño denuncia al Ministerio de ambiente y espacio público

Con carácter de “urgente”, el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, a cargo de Eduardo Macchiavelli, intimó a vecinos del sur de la Ciudad a reparar sus veredas dentro de un plazo de 45 días o, de lo contrario, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) los multará con sumas de hasta 10 mil pesos.

El comunicado, difundido por las comunas 8 y 9, compuestas por Villa Lugano, Villa Soldati y Villa Riachuelo; y Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda respectivamente, tiene fecha del 1° de junio y se respalda en el Código de la Edificación, el cual establece en sus artículos 4.3.1.1 y 4.3.3.7 que “los Propietarios Frentistas tienen la obligación y responsabilidad de construir, reparar y conservar las aceras que se encuentran deterioradas por la acción del tiempo y la caducidad».

Por su parte, los siete miembros de la Junta Comunal 8 tomaron conocimiento de los casos que les llegan de vecinos con dificultades económicas y solicitaron mediante un comunicado al GCBA que la Junta sea partícipe y que se revalúen las multas atendiendo la situación socioeconómica de cada frentista.

«El oficialismo ejerce, una vez más, el histórico y constante ninguneo a las Juntas Comunales, quienes por ley tienen jurisdicción en la materia”, sostuvo el juntista de la Comuna 5, Mario Reina, haciendo referencia al artículo 10 Inc. a) de la Ley Orgánica de Comunas 1777, que indica que las Comunas tienen a su cargo en forma exclusiva “la planificación, ejecución y control de los trabajos de mantenimiento urbano de las vías secundarias y otras de menor jerarquía, según normativa vigente”.

Más allá del ninguneo a todas las Juntas comunales, esto evidencia una postura ideológica respecto de la aplicación de las leyes, en donde se prioriza un Código que reglamenta la obra pública por sobre una Ley que, entre otros fines, fue creada para “implementar medidas de equidad, redistribución y compensación de diferencias estructurales a favor de las zonas más desfavorecidas de la Ciudad” y “asegurar el desarrollo sustentable”.

“Intiman a la zona sur porque las veredas del norte están divinas, les pagó el arreglo Horacio Rodríguez Larreta durante la campaña”, ironizó Patricia, vecina de Villa Lugano que esperaba en la sede de EDESUR de Juan Bautista Alberdi al 4100, para reclamar por el violento aumento en su factura de electricidad. También Daniel de Mataderos consideró «completamente inoportuna y desconsiderada» la intimación. «Está claro que quienes tienen las veredas rotas de sus casas, hoy tienen otras prioridades”, indicó.

No hace falta hacer una consulta ciudadana o una estadística para comprender que la desvalorización de la moneda, el creciente desempleo y el aumento de las tarifas de servicios públicos han hecho que el poder adquisitivo de los sectores de clase media baja y asalariados de la Ciudad sean empujados vertiginosamente al empobrecimiento y que el estado de ánimo ciudadano no resista un gesto de autoritarismo más.

Así lo explica Gustavo Vaca, comunero del Frente para la Victoria de la Comuna 12: “Es una medida desafortunada que se paguen multas por las veredas rotas, en el momento que están atravesando muchos de los vecinos, con los tarifas, con la falta de empleo y con la recesión económica, producto de las políticas del gobierno nacional”. Esto sin mencionar a los más postergados: los pobres, que a diario son excluidos de todas las discusiones y reclamos, sólo porque no pueden pagar sus impuestos.

Pero si de reclamos se trata, basta con poner a la luz la inmensa cantidad de reclamos desatendidos que los vecinos han presentado al GCBA, debido a la destrucción de veredas por parte de empresas de servicios. A pesar de ello, se descarga la responsabilidad en el ciudadano con la amenaza de una multa. La pregunta que subyace es: ¿Estado ausente o Estado presente?

“Le aconsejo a Macchiavelli que revea esa situación y que se ponga en el lugar de la gente que ha confiado en un cambio y la están defraudando”, sugirió con vehemencia Vaca, al tiempo que Reina advirtió que «desde la Junta Comunal 5, no nos quedaremos de brazos cruzados esperando las intimaciones a nuestros vecinos. Exigiremos una inmediata reunión con el Secretario de Descentralización, Sergio Constantino, para que se termine con esta irresponsable avanzada sobre la autonomía de las comunas, por parte del Jefe de Gobierno”.

IMG-20160713-WA0002

El asunto no es más que el botón de muestra de la ideología liberal aplicada en su forma más perversa, algo que impera por estos tiempos en una Argentina que se bajó de la protección del Estado en busca de “cambios”, pero que no logra hacer pie en una política oficial que desprecia la justicia social y no respeta los derechos aún de quienes la han votado.

(Visitas Totales 245 , 1 Vistas Hoy)