Gases y camiones hidrantes contra los chalecos amarillos

La avenida de los Campos Elíseos y las calles adyacentes son en estos momentos el escenario de la represión contra los centenares de manifestantes franceses que corean “¡Macron, dimisión” y entonan La Marsellesa. Desde las primeras horas de la mañana en París, se vivieron escenas de tensión entre los chalecos amarillos y los agentes antidisturbios, que les impidieron pasar por la avenida a partir de un determinado punto, en las proximidades del Palacio del Elíseo.

Ayer, los estudiantes franceses, críticos de las reformas educativas implementadas por el Gobierno, se sumaron con tomas a la ola de protestas populares que recorre el país y que fueron motivadas por el incremento de los precios de los combustibles y del costo de vida general. Esta mañana, la policía lanzó gases lacrimógenos para dispersar a varias decenas de manifestantes que trataban de ingresar por la calle Arsène Houssaye, adyacente a los Campos Elíseos.

Otro grupo de manifestantes cortó la circulación en el periférico (la vía rápida de circunvalación de París) a la altura de la Puerta Maillot, durante unos minutos hasta que fueron desalojados por los antidisturbios. Desde anoche el Gobierno ordenó desplegar para el operativo casi 90 mil policías y esta mañana los agentes procedieron a realizar numerosas detenciones. Ya se cuentan unos seiscientos detenidos y unos treinta mil manifestantes en distintos puntos de la ciudad.

Por primera vez en más de 40 años, las fuerzas del orden en París se valieron de una docena de blindados de la Gendarmería con el objetivo de atravesar barricadas. Mientras tanto, los principales museos y monumentos (empezando por la torre Eiffel), los grandes comercios, las estaciones del metro y de trenes de las cercanías permanecen cerrados.

Fuente: Página12

(Visitas Totales 1 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.