Denuncian aprietes y despidos en el Ministerio de Agroindustria

En el jardín infantil “Elefante Trompita” del Ministerio de Agroindustria de la Nación, donde concurren los hijos de los trabajadores, aseguran que la actual gestión del ministro Ricardo Buryaille despidió intempestivamente a la directora y vice del jardín, censuró las maestras e intimó a padres y madres; los “acusan” de protestar por el cierre inminente de las salas de cuatro y cinco años.

“Dejamos expreso nuestro formal repudio a las medidas adoptadas y las amenazas arbitrarias e intimidatorias, ya que entendemos que es una persecución que se encuadra en una práctica discriminatoria y de cercenamiento a nuestros derechos de libertad de expresión y de libertad de asociación previstos en nuestra Constitución Nacional y en los Convenios Internacionales que nos garantizan tal libre ejercicio”, denuncia el comunicado oficial de la comisión de padres y madres del jardín.

Según informaron a ABC en Línea, las autoridades del Ministerio hacen oídos sordos a los reiterados pedidos de audiencias e información que los padres realizaron a los responsables directos del jardín: al subsecretario de Coordinación, licenciado Molas, y al director general de Recursos Humanos, Eduardo Vian. Ninguno los recibió, ni los atendió.

“Un día antes de que vencieran los plazos de respuesta, al comunicarse una mamá con la oficina del director de Recursos Humanos, recibió por respuesta un interrogatorio respecto a cuál era su área, su teléfono y su horario de trabajo”, aseguró una de las trabajadoras.

Al mismo tiempo, la representante legal de la escuela infantil, Eleonora Francheri, manifestaba que “todos aquellos que compartieran publicaciones en redes sociales o se expresaran públicamente a favor de la organización en repudio al cierre de las salas de 4 y 5, podrían ser pasibles de la no renovación de sus contratos laborales”, describe el comunicado. Francheri es quien se encargó personalmente de echar a las docentes e intimidar las otras maestras para que “no dijeran nada de lo que estaba pasando en el jardín”, según contó una de ellas, quien no quiso dar su nombre por temor a ser despedida.

Una trabajadora con diez años de antigüedad en el Ministerio de Agroindustria, en estricto off de record, describió la persecución sufrida: “A principios de 2016, las nuevas autoridades nos notificaron que su voluntad era cerrar las salas de 4 y 5 años a partir del próximo ciclo. Los padres y madres nos empezamos a organizar, agotando todas las instancias formales que existen para pedir audiencia con las autoridades. Nunca nos contestaron ni nos recibieron. Casi pisando septiembre y pensando en la inminente apertura del período de inscripción para el ciclo 2017 en las instituciones educativas, empezamos a subir información a las redes. Queríamos hacer más visible el conflicto y ver si de esa forma lográbamos una respuesta por parte de las autoridades. A partir de ese momento, empezaron las amenazas a padres y docentes vinculando nuestra actividad en redes sociales con la posible baja de contratos”.

Por solicitud de las mismas autoridades, dos patrulleros y la policía “custodiaban” el jardín, mientras los chicos se encontraban en las aulas. “El martes 23 de agosto corrí y salté en un taxi después de leer dos chats que contenían las palabras «jardín» y «policía» en la misma oración. Las autoridades del Ministerio de Agroindustria habían decidido remover a las autoridades del jardín en pleno horario escolar y con presencia policial. Cuando llegué a la puerta el espectáculo seguía en pie: dos patrulleros y 8 policías uniformados custodiaban la puerta del jardín. Adentro, con nuestros hijos, las maestras lloraban, las nuevas autoridades gritaban por los pasillos y pegaban portazos a la vez que nos aseguraban que “nada cambiaría para los niños””, describe una madre de dos chicos que asisten al jardín.

“No queremos el vaciamiento de la escuela infantil del Ministerio de Agroindustria. No al cierre de las salas de 4 y 5. No al despido del equipo directivo. Nuestros hijos, así como nosotros como trabajadores, tenemos derechos”, dicen las mamás y los papás del jardín que funciona desde 1979.

Este miércoles, los padres se “autoconvocaron” en la puerta del jardín. La representante legal de “Elefante Trompita”, “luego de haber tomado fotografías con su teléfono celular desde la ventana de la dirección”, se dirigió a los papás informándoles que “los cargos de la directora y vice fueron removidos por una decisión política; que los cargos directivos son políticos, no están concursados, así que es parte del cambio de gestión; y que en dos semanas habrá una nueva dirección”.

Mientras tanto, los niños están en clases en un jardín que fue vaciado de una dirección con formación docente y capacitación alguna para tal función. Sin embargo, los trabajadores indicaron que para el director de Recursos Humanos, “esto no perjudica el funcionamiento del jardín”. “Se hizo de manera inmediata para que no fuera un proceso traumático» y agregaron, “el momento del ciclo lectivo le pareció que no importaba, ya que si lo hubieran hecho en diciembre también estaríamos nosotros ahí”.

Desde el Ministerio, se comprometieron a armar una mesa de diálogo, de la cual participen dos representantes de la comisión de madres y padres, dos por las maestras y dos por los gremios estatales ATE y UPCN, a los fines de conversar sobre el alejamiento inmediato de la representante legal de la escuela infantil; la situación de desvinculación del equipo directivo, la posibilidad de su regreso y/o el proceso de evaluación y selección de nuevas autoridades; la situación de las salas de 4 y 5 años en el ciclo lectivo 2017.

Además exigen una garantía de que Francheri no mantenga su actitud hostil, autoritaria y amenzante para con la comunidad educativa, situación que sólo se hace posible a través de evitar el contacto con la misma, en particular, con los niños y niñas que concurren a él.

No obstante, los padres decidieron realizar “una presentación al Registro de InstitucionesEducativas Asistenciales (RIEA), que es el área dependiente de la Dirección General de Educación de Gestión Privada (DGEGP, encargada de administrar, supervisar y acompañar el universo de las escuelas de gestión privada de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires conforme con las políticas del Ministerio de Educación), que supervisa aquellos jardines maternales, jardines de infantes y escuelas infantiles que no se encuentren incorporadas a la enseñanza oficial, como es nuestro caso (somos escuela infantil). Dicha presentación tiene por finalidad dejar asentada la irregularidad pedagógica que estamos atravesando”.

(Visitas Totales 1.567 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.
Redacción - prensa@abcenlinea.com.ar