Joaquín de la Torre pretende un ministerio. ¿Vidal le dará Seguridad o Producción?

delatorrevidal

Desde que rompió con Sergio Massa, Joaquín de la Torre había asegurado que al menos hasta agosto no tomaría ninguna definición política. Sin embargo, las necesidades políticas le habrían adelantado los plazos. Cada vez son mayores las versiones que aseguran (con mayor énfasis) que es inminente el desembarco del sanmiguelino en el gabinete vidalista.

El periodista Pablo Ibáñez plantea que el desembarco de «el Gordo» sería el primer movimiento de cara a las elecciones de 2017. ¿De qué se trata esto? De la mudanza de intendentes peronistas al PRO (también suenan Ismael Passaglia de San Nicolás y Hernán Bertellys de Azul) para amortiguar el impacto que puede provocar en suelo bonaerense el fin de la luna de miel de la sociedad con el macrismo. Por otro lado, la incorporación de estos alcaldes permitiría acotar el margen de negociación con el massismo y con sus aliados radicales, que han anunciado la intención de enfrentar al PRO y a Carrió en internas el año entrante.

Hasta aquí todo iría encaminado, salvo por un solo detalle. Las expectativas del sanmiguelino no se ajustan a la disposición de la gobernadora. Pese a que es ostensible a esta altura el interés de contar con de la Torre en el gabinete, en el vidalismo no quieren ganarse otro roce más, innecesario, con la UCR. «El macrismo no se caracteriza por ser buen pagador, lo lleva en su ADN, además no quiere quebrar la alianza con los radicales» asegura con claridad Miguel Armaleo del Periódico Lo Nuestro.

Por esta razón resulta algo precoz el accionar del joaquinismo, que se dispone a construir la sucesión de su jefe de un modo que no deje chance a perder el distrito a manos de Franco La Porta o la versión local del PRO (Gianfranco Macri, hermano del presidente, avisó que tiene intenciones de empezar a jugar en la política local). «Todas las fuentes cercanas a la gobernación afirman que el jefe comunal de San Miguel pretende que su abandono no implique riesgo de naufragio: un ministerio de peso, de jerarquía institucional, y con suficientes autonomía económica» agrega Armaleo».

Deslizan en el distrito del noroeste del conurbano que el jefe comunal ambiciona el Ministerio de Seguridad. Desde el riñón de la gobernadora van a remover a Cristian Ritondo, hombre fortísimo del macrismo. Por esa razón, deslizan que de la Torre en todo caso deberá conformarse con el de Producción. Pero acá hay otro problema (para el vidalismo). Incorporar a «el Gordo» implicaría remover al radical Jorge Elustondo.

Con lo cual el despegue del intendente de su municipio (despegue sin vuelta atrás) colisiona con más de un interés (el propio, el del PRO y el de los radicales).

(Visitas Totales 181 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.