José Luis Casares: «Con la Universidad Scalabrini Ortiz proponemos un cambio de paradigma»

Secretario General de la CGT Zona Norte, Casares guarda una dilatada trayectoria, tanto sindical como política, en la zona norte del conurbano bonaerense. Miembro de SADOP, es un actor protagónico e interlocutor obligado a la hora de adentrarse en la comprensión del mundo del trabajo.

Es desde este lugar que conversó con Agustín Cesio para ABC en Línea, sobre la coyuntura política y económica. Las medidas del presidente Macri, la reunificación de la CGT, la interna del peronismo y por último un tema propio del conurbano norte: la creación de una universidad pública.

DSCN0383

ABC en Línea: Tras su primera semana de gobierno, el presidente Macri avanzó con medidas que impactan directamente en el salario y en la capacidad adquisitiva de los argentinos. A la anunciada devaluación de casi el 50% se le acopla la escalada de precios; a esto se le suma el rechazo al otorgamiento de un bono de fin de año, pese a haber dejado afuera del pago de ganancias a los sueldos de más de $30 mil. A partir de esto, ¿qué proyecciones puede hacer para el 2016 en relación al mundo del trabajo?

José Luis Casares: En primer término lo que está produciéndose una rebaja salarial, una rebaja en la capacidad de compra de nuestros trabajadores. Creemos que a partir del aumento del dólar y la escalada de precios que se dio a partir de noviembre, estamos en condiciones de hablar de la reducción de nuestro poder de compra en casi un 60%. Las consecuencias de esto son el empobrecimiento de un grupo mayoritario de los trabajadores; todo esto no se va a notar ahora, en tres o cuatro meses va a ser más claro. Ni que hablar si la inflación no se contiene; ni que hablar si no hay un cambio en el tema de impuestos. Y a eso hay que sumarle la quita de subsidios a los servicios. Peor aún, estamos viendo que lejos de apelar al diálogo y el consenso, acallan protestas legítimas de los trabajadores con una represión lisa y llana, como se está viendo con los trabajadores de Cresta Roja. Por todo esto, pueden ser nefastas las consecuencias a corto plazo si no se toman algunas medidas urgentes e importantes. Eso lo va a decir el tiempo.

ABC en Línea: Vuelve a cobrar vigencia el planteo de la reunificación de las centrales obreras, tanto CGT como CTA. En base a esto, viene habiendo encuentros que buscan lograr condiciones propicias para ello. ¿Ve posible esta unidad? ¿Qué obstáculos pueden existir?

José Luis Casares: La unidad no es juntarse, como decía el General Perón. La unidad es coincidir en función de un objetivo. Si hay voluntad de los dirigentes, acá se puede dar una reunificación de la CGT. Si no es del total de los sindicatos, por lo menos de una parte importante. Yo no veo muchos escollos en una futura unidad de parte de algunos dirigentes. La reflexión o la duda está en cuál es el objetivo final de esta unidad. Si la unidad significa poner a la CGT al servicio de un diálogo sin ningún tipo de condiciones con el gobierno me parece que sería una unidad no muy conveniente para los intereses de los trabajadores.

Así que insisto: si hay algún tipo de obstáculos a la unidad, estos pueden ser las diferencias entre los dirigentes; ese es en un plano de la discusión, el otro plano es para qué y con qué objetivo hacemos la unidad. Algunos dirigentes estamos planteando que tiene que ser claro cuál es el objetivo de la unidad, para qué es la unidad, y en todo caso esa unidad debe darse atrás de una agenda de temas que están vinculados fuertemente con los trabajadores. Una cosa era antes de que asuma el gobierno Macri, a partir del triunfo de Cambiemos se modifica la agenda.

Entonces, yo creo que la unidad de la CGT debe darse en función de que coincidamos en una agenda. Por ejemplo: la defensa del poder adquisitivo de los trabajadores, la defensa de las asignaciones familiares, la defensa de los puestos de trabajo; y así en función de las necesidades de los trabajadores es que se debe hacer la unidad de la CGT.

Está produciéndose una rebaja en la capacidad de compra de nuestros trabajadores. Peor aún, estamos viendo que lejos de apelar al diálogo y el consenso, acallan protestas legítimas de los trabajadores con una represión lisa y llana

ABC en Línea: Lograr unidad de concepción como condición previa a la unidad de la acción.

José Luis Casares: Exactamente. Y las diferencias político-partidarias definirlas en otro ámbito. Yo no estoy de acuerdo con que la CGT esté al servicio de un proyecto partidario. Si con que hagamos política, porque las definiciones de los intereses de los trabajadores se hacen en el ámbito político. Lo que creemos que es un error, es poner la suerte del movimiento obrero organizado detrás de un candidato.

ABC en Línea: Por esa razón creó hace tres años con otros gremios y otros dirigentes la Mesa Político-Sindical.

José Luis Casares: Si. Para las elecciones de 2013. La Mesa Político-Sindical del Proyecto Nacional. No es una mesa con un nombre propio, ni con una candidatura, no es que ponemos “Mesa Sindical Scioli Presidente”, no. Nosotros creamos una mesa político-sindical y también incluimos a agrupaciones políticas y a agrupaciones de sindicatos que a lo mejor no conducen su sindicato pero lo militan. Porque nosotros creemos que las diferencias políticas las tenemos que dirimir en otros instrumentos, en otros lados, y mantener la unidad de la CGT.

Creamos la Mesa Político-Sindical del Proyecto Nacional con esos objetivos, jugar dentro del Frente para la Victoria. Y la CGT no se la llevamos ni al kirchnerismo, ni al massismo, ni al PRO. La CGT es de todos los trabajadores y de todas las expresiones políticas e ideológicas. De hecho así son los trabajadores, los hay de toda concepción política.

ABC en Línea: Tras la derrota del FpV, diversos sectores del peronismo propugnan la necesidad de una interna. ¿Cómo cree que debería procesarse la misma? ¿Quien piensa que debe conducir al justicialismo?

José Luis Casares: Mirá, primero y principal creo que es sano que haya internas para elegir los referentes del Partido Justicialista, del peronismo; los referentes del Frente para la Victoria. Es bueno que sea por internas, hay que discutir cómo, por ejemplo si votan sólo los afiliados o es abierta. Todas esas cosas hay que discutirlas, eso es positivo y enriquece la vida política de un partido.

El conductor del justicialismo será quien salga de las internas, porque uno de los errores que cometimos en esta última elección fue no permitir el libre juego de la democracia hacia el interior del FpV y del peronismo, que produjo fugas y divisiones. Que no es un error estrictamente de los militantes, porque el grado de responsabilidad tiene que ver con el lugar en donde estás parado en la estructura. Quien más arriba está, más responsabilidad tiene.

En Tigre, por ejemplo, nosotros presentamos una lista y no nos dejaron participar, la dieron de baja en la junta electoral. Podés decir lo que quieras, pero nosotros queríamos competir. Porque si a nosotros nos hubieran dicho “mirá, en toda la provincia de Buenos Aires no hay internas”, listo. Pero resulta que en Tigre no nos dejaron competir y en San Fernando había cuatro listas. ¿Por qué para unos sí y para otros no? Nosotros somos kirchneristas desde antes que exista el kirchnerismo, y eso se puede comprobar. Acá, a la zona norte, los que trajimos al kirchnerismo fuimos nosotros. Mi sindicato estaba dentro del MTA, y allí se dió una discusión entre apoyar a Kirchner y a Rodríguez Saá, ganó esta última postura y nosotros por una cuestión de orgánica jugamos ahí; más allá de que nosotros queríamos apoyar a Kirchner, incluso discutimos traerlo a la zona, estamos hablando del año 2002.

La unidad de la CGT debe darse en función de que coincidamos en una agenda. El peronismo debe fortalecerse como la nave insignia del FpV

Lo más importante es que creo que el peronismo debe fortalecerse como la nave insignia del FpV o del movimiento nacional, con el peronismo solo no alcanza y que sin el peronismo el FpV es muy débil.

ABC en Línea: Recientemente el Congreso de la Nación aprobó la creación de la Universidad Nacional Scalabrini Ortiz, por la cual el movimiento obrero organizado de zona norte trabajó activamente. ¿De qué forma continúa este proceso?

José Luis Casares: Hemos logrado concretar un trabajo de 9 años, en 2005 comenzamos a vislumbrar que el modelo que se instalaba desde 2003 iba a permitirnos a los trabajadores y a los hijos de los trabajadores volver primero al trabajo y después a la universidad. Teníamos plena confianza de eso, algunos se lo tomaban para la sorna, “cómo van a plantear una universidad cuando apenas tenemos laburo”, nos decían.

Sabíamos que si se reinstalaba un modelo económico, político y social con raíces en el peronismo, iba a volver el trabajo y los trabajadores íbamos a volver a la universidad. Por eso propusimos la creación de la universidad pensando a futuro. Así que en el 2007 presentamos un proyecto de factibilidad, que se aprueba en Diputados en 2010 pero no en el Senado. Lo volvimos a presentar y el 25 de noviembre de este año se aprueba en el Senado; la Presidenta lo promulga en el acto en la ex ESMA antes de finalizar su mandato.

Queremos que esa universidad se ponga en marcha y se fortalezca, por eso discutiremos con el nuevo gobierno las autoridades. No solo ha trabajado el movimiento obrero (tanto la CGT como la CTA), lo hizo una comisión integrada por la UIA, la CAME, el Colegio de Ingenieros, el Colegio de Arquitectos, el Colegio de Farmacéuticos, e instituciones de la comunidad; todas estas de la zona. Creemos que es en esta comisión organizadora que debe discutirse la cuestión de las autoridades. De allí debe salir la autoridad normalizadora. Así que vamos a discutir eso porque para nosotros es sustancial que quien sea el rector normalizador tenga el perfil que le queremos dar a la universidad; queremos que la misma esté vinculada desde su nacimiento a la comunidad productiva de la zona norte.

Queremos que nuestros hijos estudien acá, y trabajen acá cuando se reciban. Que nuestras ciudades no sean más ciudades dormitorios. Porque hay una gran actividad productiva y económica aquí, propusimos carreras que están vinculadas a esta: al turismo, a la hotelería, a la gastronomía, a la educación, al derecho. Todo esto está en el proyecto de factibilidad que lo podés encontrar en el blog (http://univscalabriniortiz.blogspot.com.ar/). Sobre todo queremos darle la vuelta de rosca al concepto de la universidad de los trabajadores; para nosotros hay que dar un salto cualitativo y filosófico en esa definición de la universidad de los trabajadores ya que queremos tener una universidad pensada desde los trabajadores y para toda la comunidad. Por eso armamos esa comisión, para que la presencia de todos los sectores refleje la comunidad organizada.

Fijate una cosa: en la comisión, cada carrera la propuso cada sector en función de escuchar a la comunidad. Para que te des otra idea: tomamos en cuenta lo que dijo el Colegio de Psicólogos (que en un momento participó de la comisión): “no queremos que esté la carrera de psicología, sobran los psicólogos”.

En la conducción institucional de la universidad deben estar los trabajadores organizados, los empresarios locales con capitales nacionales, los comerciantes, y los colegios públicos de profesionales de la zona. Este es el cambio de paradigma que queremos proponer para la universidad.

Esta universidad será pública pero entendemos que no será gratuita dado que se subvencionará con el aporte de todo nuestro pueblo. Por eso queremos tener una universidad que brinde educación de excelencia a los trabajadores, porque esta es una forma de defender los recursos del pueblo. No desde una lógica de mercado sino con una lógica de responsabilidad, responsabilidad popular la llamaría.

(Visitas Totales 493 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.

Agustín Alejandro Cesio

Periodista // Twitter: @agustincesio

Últimos posts de Agustín Alejandro Cesio (Ver todos)