Pereyra pide la intervención de Macri para que Honda no se vaya de Florencio Varela

Concejales del intendente Julio Pereyra piden la intervención del gobierno para que la empresa, que trasladó sus funciones a Campana, siga operando en el distrito. De esta forma, se podrá garantizar la continuidad de cerca de 200 trabajadores.

juliopereyra

Siguen las repercusiones del cierre de la planta de Honda en Florencio Varela. Es que a principios de abril, la automotriz cerró sus puertas en el sur del conurbano donde ensamblaba motos, para trasladar esas operaciones en la terminal que la empresa tiene en Campana.

La firma habría ofrecido a los operarios una doble indemnización para quienes decidan el retiro voluntario o mantener los empleos, pero a más de 150 kilómetros. Frente a esta situción, los empleados mantienen una toma pacífica de las instalaciones.

La bancada oficialista presentó un proyecto que solicita la mediación de Macri y de María Eugenia Vidal para garantizar la continuidad de la sucursal local de la empresa japonesa. El intendente había advertido con anterioridad que esto se trataba de un «despido encubierto» porque los empleados, en su mayoría residentes de Varela, «no pueden afrontar un viaje ese viaje de larga distancia todos los días».

La sede de Honda en Florencio Varela se abrió en 2006, beneficiada «por una millonaria eximición impositiva tanto del estado municipal como provincial que permite asombrosas ganancias económicas», señalaron los concejales peronistas. Por eso, califican la decisión de mudar las funciones como «una política de despidos encubierta porque el personal no puede afrontar un viaje de larga distancia diariamente».

(Visitas Totales 82 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.