Sanz con Posse arman el plan para que la UCR confluya con el PRO

 

 

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_facebook type=”standard”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Un día después de la instantánea con Macri en el acto de la DAIA y la AMIA pidiendo justicia por el fiscal Nisman, Ernesto Sanz tuvo un cónclave con Gustavo Posse, quien le exigió que lo incluya en la fórmula del PRO en la provincia que encabezaría María Eugenia Vidal.

El día de ayer, la casa que Walter Carusso, hombre de extrema confianza del intendente, tiene en Pinamar fue escenario del encuentro entre el mendocino y el sanisidrense. El motivo es la coincidencia de intereses: mientras que el senador es el principal promotor de la confluencia entre la UCR y el PRO de cara a las elecciones presidenciales, Posse migró del Frente Renovador hacia la fuerza de Macri, producto del desprecio dispensado por Sergio Massa.

La estrategia acordada tiene como primer paso la convención nacional del radicalismo, que se reunirá en marzo y definirá una autorización para ampliar el marco de alianzas electorales más allá del Frente Amplio UNEN. El objetivo propuesto por Sanz es lograr una cantidad de convencionales que le permita convocar a unas primarias en las cuales tanto la UCR, como Carrió y el PRO puedan definir un único candidato a presidente de la oposición. Es decir, la “amplia alianza opositora” reclamada por Sanz se operacionaliza de esta manera.

En este ajedrez encaja Posse: controla un tercio de los convencionales nacionales de la UCR en la provincia de Buenos Aires. Picada de por medio, el antiguo hombre de Sergio Massa puso precio a su colaboración: quiere que Sanz lo incluya en la fórmula del PRO para la provincia, que encabeza María Eugenia Vidal. Razones de peso tiene: el sanisidrense había declarado que “en la provincia no hay balotaje y se puede perder por un voto la elección. Lo que proponemos es integrar el esfuerzo. Es lo que la gente nos pide, la unidad de todos los sectores de la oposición”.

“La candidatura de Scioli es la mejor que tienen y porque la familia política que integra con Cristina, el Frente para la Victoria, sigue siendo muy fuerte. Son la primera minoría; entonces, el riesgo es que ganen en primera vuelta. Lo primero es que no hay que subestimar. Me acuerdo que en 2011 en la oposición todos se probaban el traje de presidente. Y al final ganó Cristina en primera vuelta” agregó Posse.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

(Visitas Totales 139 , 1 Vistas Hoy)