Francisco: “Que la democracia no sea desplazada ante las presiones de intereses multinacionales no universales”

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_facebook type=»standard»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

El Papa habló frente al Parlamento Europeo con fuertes críticas al sistema financiero reinante en la eurozona. Por otro lado, se enfocó en la situación migratoria en el viejo continente. Por último, dio su apoyo a la democracia, para que ésta no sea desplazada por intereses multinacionales.

En una exposición frente al Parlamento Europeo en Estrasburgo, el Papa Francisco volvió a criticar el sistema económico de la Unión Europea, en ese sentido afirmó que Europa no debe girar en torno a la economía sino a la sacralidad de la persona humana.

Sobre la cuestión migratoria dijo que “no se puede tolerar que el mar Mediterráneo se convierta en un gran cementerio. En las barcazas que llegan cotidianamente a las costas europeas hay hombres y mujeres que necesitan acogida y ayuda». Por otro lado, declaró que “la ausencia de un apoyo recíproco dentro de la Unión Europea corre el riesgo de incentivar soluciones particularistas del problema, que no tienen en cuenta la dignidad humana de los inmigrantes, favoreciendo el trabajo esclavo y continuas tensiones sociales”.

Como ya es costumbre, Francisco volvió a anteponer la cuestión social por sobre el sistema económico, sostuvo que “el ser humano corre el riesgo de ser reducido a un mero engranaje de un mecanismo que lo trata como un simple bien de consumo para ser utilizado», de modo que «cuando la vida ya no sirve a dicho mecanismo se la descarta sin tantos reparos». En este sentido, agregó que “no se puede tolerar que millones de personas en el mundo mueran de hambre, mientras toneladas de restos de alimentos se desechan cada día de nuestras mesas. Además, el respeto por la naturaleza nos recuerda que el hombre mismo es parte fundamental de ella. Junto a una ecología ambiental, se necesita una ecología humana, hecha del respeto de la persona, que hoy he querido recordar dirigiéndome a ustedes”.

Para finalizar, reivindicó la democracia, la cual definió como la «fuerza política expresiva de los pueblos» y llamó a que ésta no «sea desplazada ante las presiones de intereses multinacionales no universales, que las hacen más débiles y las transforman en sistemas uniformadores de poder financiero al servicio de imperios desconocidos».

De este modo, el Papa Francisco lanzó una fuerte crítica al sistema financiero europeo, marcando fundamentalmente la necesidad de anteponer la agenda social ante la económica, y la obligación de construir democracias fuertes que no sean susceptibles de presiones de intereses privados.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

(Visitas Totales 12 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.