G20 Australia: entre la crisis económica y Ucrania

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_facebook type=»standard»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

El sábado y domingo pasado se llevó a cabo en Brisbane la cumbre del G-20 de la cual Argentina participó, en representación del país acudieron el Ministro de Economía, Axel Kiciloff, y el canciller Héctor Timermann, en reemplazo de la Presidenta que por motivos de salud no puedo asistir.

La delegación argentina logró que en el documento final se incluyera por primera vez en los comunicados finales la cuestión sobre los fondos buitres y la reestructuración de las deudas de las naciones.

Por un lado, Timermann mantuvo una audiencia con el Vicepresidente de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo de China, Zhu Zhixin y Kiciloff con su par ruso, Antón Siluanov, con el objeto de profundizar las relaciones con las potencias ya que ambos jefes de estado visitaron la Argentina este año recibidos por la Presidenta.

El G-20 puso blanco sobre negro de los problemas que transita la economía global y el muy lento despegue de la crisis. Otros temas que se trataron fueron la cuestión energética y alimentaria, el crédito para la infraestructura, el desempleo, en especial en los sectores jóvenes de la población, además de acordar la creación de un protocolo sobre el cambio climático e instar a las instituciones financieras internacionales a ayudar a los países afectados por el ébola, particularmente Sierra Leona, Liberia y Guinea.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_blockquote type=»type1″]

El G-20 puso blanco sobre negro de los problemas que transita la economía global y el muy lento despegue de la crisis.

[/vc_blockquote][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Sin embargo no todo fue consenso y acuerdo en la cumbre, ¿la razón? Putin en Ucrania. Stephen Harper, primer ministro de Canadá en concordancia con otros países de Occidente, advirtió al mandatario ruso que “necesita salir de Ucrania”, al igual que Obama que también criticó a Moscú, diciendo que la agresión de Rusia a Ucrania “es una amenaza para el mundo”. Puntualmente sobre Crimea, la península del este ucraniano que recientemente se autodeterminó parte integrante del territorio ruso por acción de grupos independentistas, los líderes de EE.UU., Japón y Australia declararon su oposición a la “supuesta anexión de Crimea a Rusia, así como sus acciones para desestabilizar a Ucrania del Este”.

El primer ministro de Australia, Tony Abbott, prometió antes de la reunión del G20 que confrontaría a Putin sobre el vuelo MH17 (vuelo derribado en sobre territorio rebelde prorruso) y exigiría al Kremlin “cooperar completamente con la investigación criminal” para encontrar a los responsables, es que en ese vuelo viajaban 38 ciudadanos australianos.

Las tensiones crecieron entre Moscú y Washington esta semana, luego de que Rusia anunciara el miércoles sus planes de enviar bombarderos de largo alcance en vuelos hacia el Golfo de México. Estados Unidos señaló que ningún motivo de seguridad avala esas maniobras.

Putin fue el primer jefe de estado en volar de regreso a su país, sabiendo que los aliados, Australia, Reino Unido, Canadá y Estados Unidos presentaron una posición concordante en relación al conflicto ucraniano.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

(Visitas Totales 177 , 1 Vistas Hoy)