Gatillo fácil en San Martín

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_facebook type=”standard”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Damián Fernández, de 18 años, se encontraba con amigos el domingo a la noche, en el barrio Libertador, del partido de General San Martín. Según testigos, dos jóvenes abandonaron un vehículo, aparentemente robado, en las inmediaciones de dicho barrio, perdiéndose luego en su interior. Los venía persiguiendo la policía bonaerense, y pocos segundos después llegó una camioneta de la CPC (Comando de Patrulla Comunitaria, creado por el intendente del Frente Renovador Gabriel Katopodis), con José Israel Andrade al volante y Griselda Verónica Martínez en el asiento del acompañante. Andrade se bajó y disparó varias veces en todas direcciones. “Sin correr, sin hacer blanco, como una muestra de poder para marcarle la cancha a los pibes del barrio”, describieron. En esa ráfaga de disparos, una bala impactó en la cabeza de Damián y terminó con su vida.

Algunos vecinos reaccionaron apedreando al patrullero, ante la injusticia. La causa está asentada en Tribunales de San Martín, en la UFI N° 1, a cargo de Alejandra Mercedes Alliaud, que estuvieron investigando en el lugar de los hecho. La carátula de la causa es de homicidio agravado por el cargo de agentes de seguridad, y pidieron su detención inmediata, mientras los policías estaban aprehendidos. Sin embargo, la jueza Elena Gabriela Persichini Marco del Juzgado de Garantías N° 6 decidió dejarlos en libertad porque consideró que no hay prueba suficiente, hasta que las pericias balísticas no determinen que la bala que ingresó en el cráneo de Damián salió del arma de Andrade. Las actas se labraron en la Comisaría 5° de Billinghurst, pero aún no se sabe si allí trabajaban los policías acusados. La abogada Verónica Escobal hoy presentó a los familiares como particulares damnificados, y recién mañana tendrá acceso a la causa.

Damián es el sobrino de Emilio Lugo, responsable de la Secretaría de Deportes del Movimiento Evita de San Martín, que estaba justo en Mar del Plata, participando de los torneos que organiza la Secretaría de Deportes de la Provincia de Buenos Aires. Había viajado acompañando a equipos de fútbol del distrito que habían ganado y estaban participando en una instancia superior del campeonato. En cuanto se enteró de la trágica noticia viajó de inmediato para estar con su familia y pidió el apoyo de la Campaña Nacional contra la Violencia Institucional. “Vamos a acompañar este caso hasta las últimas consecuencias”, advirtió el diputado nacional del Movimiento Evita Leonardo Grosso.

Y agregó: “Si los 10 mil policías nuevos de la bonaerense son formados con esta matriz, estamos lejísimos de resolver el problema de la inseguridad. Los pibes de las barriadas más humildes son permanentemente estigmatizados, y se avala socialmente un clima de guerra contra el delito que deja a nuestros jóvenes completamente vulnerables ante las fuerzas de seguridad y el sistema penal. Un muy buen signo es que la fiscalía se haya hecho presente en el lugar de los hechos y no haya delegado la investigación en la misma policía. Ahora esperamos un procedimiento y un fallo ejemplar. Vamos a luchar para que no haya impunidad, para que nuestros pibes estén seguros. Por eso decimos: Ni un pibe menos”.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

(Visitas Totales 188 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.