Lo que para Macri es un «curro», en Brasil también es política de Estado. Dilma Rousseff recibió el informe de la Comisión de la Verdad

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_facebook type=»standard»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

El informe final fue presentado a la presidenta brasileña, en el se detallan los crímenes ocurridos durante la última dictadura en ese país (1964-1985).

En el año 1964 el golpe militar derrocó al presidente Joao Goulart, a continuación bajo el poder de Ranieri Mazzilli y otros cinco presidentes de facto que le siguieron se cometieron desapariciones, torturas y violaciones de derechos humanos.

El documento de 4500 páginas devela las violaciones de derechos humanos registrados en la dictadura militar. En este sentido, menciona a 300 sospechosos de cometer crímenes y precisa que el saldo final fue de 434 muertos.

Con lágrimas en los ojos, Dilma Rousseff –que estuvo tres años presa y sufrió torturas durante la dictadura– afirmó que “este informe contribuirá a que los fantasmas de un pasado muy doloroso y triste no se protejan en la sombra de la omisión”.

Por otro lado, la presidenta dijo que “este trabajo es resultado de esfuerzos por alcanzar la verdad y el respeto a la memoria”. Agregó, “Brasil merecía la verdad, las viejas y las nuevas generaciones merecían la verdad y también la merecían quienes perdieron familiares, compañeros y siguen sufriendo como si ellos muriesen de nuevo cada día”.

Por último, sostuvo “conocer la historia es imprescindible para construirla mejor”, y que “la verdad significa sobre todo la oportunidad de un encuentro con la historia” y un “homenaje a un país que ya tiene tres décadas de camino democrático y que así persistirá”.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

(Visitas Totales 74 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.