Peña Nieto: Todos somos Ayotzinapa pero… no puede dejarnos atrapados

 

 

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_facebook type=»standard»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, dió a conocer medidas estatales frente al caso de Iguala y marcó la detención de 79 probables responsables en el caso, incluyendo a los autores intelectuales. Además pidió que su país que no se quede atrapado en el caso Ayotzinapa y reconoció que tras los episodios de dolor y tristeza, el gobierno federal no ha sido ajeno.

El día martes 27 de enero, cuando el reloj marcaba las 12.00 comenzó la conferencia de prensa que dió el Presidente de México Enrique Peña Nieto con el fin de comunicar a la Nación un decálogo de medidas destinadas a enfrentarse con el caso Ayotzinapa.
Y si hacemos memoria, exactamente cuatro meses atrás el 26 y 27 de septiembre de 2014, el mundo se veía sacudido por la noticia de que en una escuela del municipio de Iguala de la Independencia, en el Estado de Guerrero, un extraño episodio llevó al asesinato de 6 personas, lesiones a 20 más y a la desaparición forzada de 43 estudiantes del colegio rural normal conocido como Ayotzinapa por policias y autoridades municipales.
En sus declaraciones, Peña Nieto reiteró enfáticamente que «el gobierno de la República, en este caso en particular, que nos ha marcado, que nos ha dolido, que fue la desaparición de 43 jóvenes en Iguala, es claro que ha desplegado un esfuerzo sin precedente de búsqueda y de investigación”.

Antes de presentar las medidas, Peña Nieto dijo:«Después de Iguala, méxico debe cambiar. Por ello como un mexicano más, me sumo al clamor ciudadano que exige justicia y como Presidente de la República, y dejo de manera muy enfática: asumo la responsabilidad de encabezar todos los esfuerzos necesarios para liberar a México de la criminalidad, para combatir la corrupcion y la impunidad. En suma, construir un Estado de Derecho».

Sin embargo, resulta casi una tomada de pelo una declaración de esta índole, dado que según los datos oficiales del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas desde el 2011 hasta ahora en el Estado de méxico han sido denunciados 52.941 casos de personas no localizadas, extraviadas, ausentes o desaparecidas (www.secretariadoejecutivo.gob.mx).

De ese gran total, han sido ubicadas 30.619, la mayoría con vida pero con lesiones y 1.524 fallecidos. Aún así, hay un total de 22.322 personas que hasta el corriente de los días no se sabe qué suerte corrieron. O mejor dicho, que mala suerte.

Pese a que esta información es de público acceso, parece que el presidente mexicano no pudo acceder a la misma. Con optimismo o ironía, prosiguió a presentar las medidas para fortalecer el Estado de Derecho y para terminar con el duelo de Ayotzinapa son:

1) Enviar al congreso este lunes, una iniciativa sobre la Ley Contra la Infiltración del Crimen Organizado en las Autoridades Municipales, donde se especifiquen mecanismos para que la federación se haga cargo de los servicios municipales cuando sea necesario.
2) Una reforma Constitucional que redefine y da claridad a todo el sistema de competencias de cada autoridad en materia penal.
3) La creación de Policías Estatales Únicas. Un nuevo modelo policial pasando de más de 1.800 policías débiles a 32 sólidas corporaciones que sean más confiables y más eficaces.
Se dará prioridad a entidades con mayor urgencia y los primeros serán Guerrero, Jalisco, Michoacán y Tamaulipas.
4) Acelerar la creación de un teléfono único para casos de urgencia a nivel nacional. El número se propone que sea el 911 para que facilite la denuncia ciudadana.
5) Impulsar el establecimiento de una Clave Única de Identidad donde todo mexicano cuente con un número de identificación oficial, dado que en pleno siglo XXI México carece de un registro confiable de su población.
6) Un operativo especial en la zona conocida como Tierra Caliente para ampliar el despliegue de las fuerzas de seguridad federales en los Estados de Guerrero y Michuacán.
7) Acciones y reformas adicionales, para hacer efectivo el derecho humano a la Justicia. Destacó la entrada en vigor de los juicios orales en materia penal para el fuero Federal en los Estados de Durango y Puebla.
8) Acciones para proteger los derechos humanos como redefinir protocolos y procedimientos en casos de tortura, desaparición forzada y ejecución extrajudicial para que las investigaciones sean oportunas, exahustivas e imparciales.
Además de la creación del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas no Localizadas así como un Sistema de Información Genética. Publicar de inmediato el reglamento de la Ley General de Víctimas y poner en operación el fondo de ayuda, asistencia y reparación integral así como el registro Nacional de Víctimas. Integrar el consejo consultivo para la implementacion de la reforma constitucional en materia de Derechos humanos.
9) Promover la pronta aprobación de leyes en combate eficaz a la corrupción que están en discusión en el Congreso.
10) Promover los principios de transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana e innovación escenciales en un gobierno abierto. Creación de una página que centralice y tenga libre acceso para cualquier ciudadano respecto de proveedores y contratistas del Estado y de cada dependencia federal y cada empresa.

Antes de finalizar, Peña Nieto no dejó de remarcar que hay una «dimensión social y económica detrás de la violencia institucional» e hizo un llamado a una estrategia de desarrollo integral en contra de la pobreza, asegurando que “la paz también se construye con desarrollo”.

«El grito de Todos Somos Ayotzinapa es un llamado a seguir transformando a México», agregó.
Pidió que el camino que tome el país sea “el de la paz, la unidad y el desarrollo” y convocó a los mexicanos a seguir esa ruta y así cerrarle el paso a la criminalidad.

Pero una vez dicho que Todos somos Ayotzinapa o que el gobierno federal no es indiferente prosiguió con que “No debemos quedar atrapados en este triste instante de nuestra historia. Lo peor que nos puede suceder, y lo he dicho antes, es que seamos una sociedad que extrañe su pasado, que lamente su presente y que llore su futuro”.

Al concluir la conferencia con la presentación de las medidas, el Presidente Mexicano señaló: “Reconocemos lo mucho que nos falta por hacer, pero lo importante es no quedarnos parados, paralizados y estancados sino siempre dispuestos a seguir avanzando y caminando en pos de eso que tanto deseamos para bien de la presente sociedad y de las futuras generaciones”

Es bueno que Peña Nieto reconozca que falta mucho por hacer, porque esas 22.322 personas, entre ellos, los 43 estudiantes rurales normalistas de Ayotzinapa, no van a aparecer de otra manera.

Video:

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

(Visitas Totales 116 , 1 Vistas Hoy)
The following two tabs change content below.

Chabeli Rodriguez

Twitter: @chabelindaa