Venezuela, oposición y violencia

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_facebook type=»standard»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

El día miércoles fue hallado muerto el diputado por el Partido Unido Socialista de Venezuela, Robert Serra, junto al cadáver de su esposa. El ministro de Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres informó que los homicidios fueron intencionales y descartó que se trate de un caso de delincuencia común.

Los hechos no deben analizarse aislados de lo ocurrido en el último tiempo en Venezuela. Luego de la muerte del líder bolivariano, Hugo Chávez, su sucesor, Nicolás Maduro ganó la elección presidencial y la oposición ante la derrota, sólo atinó a recrudecer su discurso y su accionar. Fue así que en febrero de este año bajo la fachada de una protesta estudiantil salieron a las calles a protestar, de manera violenta causando destrozos en instituciones públicas con un saldo de decenas de muertos, víctimas de la violencia opositora.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_blockquote type=»type1″]

La oposición fue incapaz de poder canalizar sus demandas por la vía institucional, tomando como salida la desestabilización –en alianza con los medios de comunicación dominantes y apoyo de los Estados Unidos-.

[/vc_blockquote][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Este tipo de protestas dirigidas por lideres opositores como Leopoldo López y María Corina Machado, tienen como intención desestabilizar al gobierno constitucional de Nicolás Maduro, y de esta manera llegar a un referéndum revocatorio que de por fin a la revolución bolivariana.

El discurso opositor ha ido elevando su grado de violencia, y eso es lo que se ve reflejado en la sociedad misma. La oposición fue incapaz de poder canalizar sus demandas por la vía institucional, tomando como salida la desestabilización –en alianza con los medios de comunicación dominantes y apoyo de los Estados Unidos-.

Esta lógica opositora es conocida en Argentina, sin llegar a esos grados de violencia extrema, pero que demuestra ciertas similitudes en el discurso y el accionar: la negación del debate, la manipulación a través de los medios de comunicación y el respaldo de los Estados Unidos. Respaldo que se vio reflejado en la posición de algunos dirigentes en contra de la postura Argentina en el conflicto de los fondos buitre.

Hechos violentos que confirman que la derecha lleva adelante una ofensiva para erosionar la legitimidad de los gobiernos populares de Latinoamérica, que tratan de dar vuelta la página e ir por todas las conquistas logradas en los últimos años.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

(Visitas Totales 167 , 1 Vistas Hoy)