Continúa la persecución política de la policía de Massa a militantes kirchneristas en Tigre

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_facebook type=»standard»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

El lunes, el Centro de Operaciones de Tigre (COT), nombre que recibe la policía personal de Sergio Massa, llevó adelante otro hecho de agresión y amedrentamiento hacia el activismo kirchnerista en su distrito. No contentos con haberse ensañado con un militante del Movimiento Evita, como bien ha detallado este medio (https://abcenlinea.com.ar/abusos-policiales-contra-militante-de-jp-evita-en-tigre-massa-encubre-a-los-autores/), esta autentica fuerza represiva ahora direccionó su accionar hacia dos militantes de la Unidad Socialista para la Victoria.

Martín López y Jesús Amengual se encontraban en el barrio de Villa Liniers realizando una pintada política sobre un paredón abandonado donde habitualmente el Frente Renovador escribe “Massa es Futuro”. Los militantes, que fueron agredidos y detenidos sin que les brindarán ningún tipo de explicación, fueron trasladados esposados hacia la comisaría primera de Tigre, frente al palacio municipal del distrito, donde permanecieron por más de tres horas, luego de que los policías redactaran un acta con hechos falsos.

Ampliando el relato de esas circunstancias, López afirmó: “en el acta que escribieron me acusan de resistencia a la autoridad y de intentar golpearlos con puños y patadas, lo cual es completamente falso. Un móvil del COT siguió nuestro vehículo durante unas cuantas cuadras, y cuando estábamos sobre el acceso de Tigre se nos puso a la par y nos obligó a bajar. Nosotros lo hicimos sin ninguna resistencia. Yo sólo pregunté por qué nos detenían, cuando nos revisaban todo el auto y pedían refuerzos de móviles, como si fuéramos delincuentes. En un rato llegaron siete u ocho patrulleros en total y un agente, que luego nos enteramos que no es policía, me golpeó la cabeza contra el capot de la camioneta y me esposó”. Por su parte, Amengual amplió: “cuando revisaban el auto, sacaron del baúl banderas de nuestra organización y nos dijeron: esto los va a perjudicar, ustedes están arruinando el país, los milicos se quedaron cortos con los 30 mil, los deberían haber matado a todos”. El agente que esposó, detuvo y agredió a los militantes se llama Jesús Rubén Caballero (legajo 11.159). Se trata de personal civil, de un empleado municipal que no tiene autoridad para realizar detenciones ni indagaciones policiales.

Así, vemos cómo el dispositivo de seguridad que Sergio Massa se ufana en todos los medios de comunicación, no es más que una herramienta al servicio de su seguridad personal. Vemos además cómo de esta manera pretende acallar toda voz disidente dentro de su distrito. A algunos puede resultarles hasta chocante la constante utilización en las redes sociales del diputado de abundantes lugares comunes y frases sin sentido, ignorando por completo esta clase de hechos. Si para muestra basta un botón, este hecho es un botón muy significativo: Sergio Massa quiere a la política al servicio de los negocios, una sociedad con discurso único y sin pluralidad de voces ni expresiones políticas, y las fuerzas de seguridad que resguarden esta carencia de expresiones para posibilitar sus negocios personales.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

(Visitas Totales 177 , 1 Vistas Hoy)