Juego de tronos en el feudo de Hurlingham

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_facebook type=»standard»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

El municipio de Hurlingham es actualmente uno de los escenarios más representativos de la forma en que construye el Frente “Renovador” de Sergio Massa. Se trata de un distrito en que el massismo presenta una feroz interna entre dos expresiones de la vieja política. Por un lado se encuentra quien fuera el primer intendente de Hurlingham en 1995, Juan José “Juanjo” Alvarez, jefe de campaña de Massa de cara a las elecciones 2015; por otro Luis Acuña, intendente desde 2001 hasta la actualidad.

Pero ¿cuál es el perfil público de los massistas en pugna? Juanjo Alvarez fue funcionario de la SIDE en 1981, en plena dictadura militar, e ingresa en la Secretaría de la mano del entonces Ministro de Interior Albano Harguindeguy, dato que omite cuidadosamente en su página personal. Por su parte, Luis Acuña expresa lo peor de la vieja política: un ya clásico barón del conurbano al que le llueven denuncias por irregularidades entre las que pueden destacarse, sólo en los últimos meses, la subejecución absoluta del presupuesto para comedores infantiles y un presunto enriquecimiento ilícito, que vincula a toda su familia con respecto a la empresa FASIEM SRL, según denuncia en una investigación periodística el portal Buenos Aires 2.0.

La interna que viene desarrollándose desde hace años recrudeció en los últimos meses a partir de que el hijo de Alvarez, Rodrigo Alvarez (actual concejal), lanzara su candidatura a la intendencia. Por el lado de Acuña nos encontramos con sus dos hijos como concejales del municipio, se trata de Fabrizio Acuña y Emiliano Acuña (actualmente de licencia). Parece que todo queda en familia.

Las disputas políticas en el massismo muestran así un cariz medieval en que dos familias se disputan eternamente el poder sobre el feudo de Hurlingham. Consecuentemente sólo puede entenderse por renovación el hecho de que los hijos del poder hereden lo que sus padres guardan como patrimonio familiar. Qué puede importar el voto popular, en Hurlingham los ciudadanos son meros espectadores del juego de tronos.

Quien viene ganando terreno por fuera de la disputa feudal, es el concejal «Juanchi» Zabaleta, que se candidatea a la intendencia del municipio y viene creciendo en las encuestas por proponer una alternativa seria al golpeado distrito. Las últimas encuestas lo ubican muy cercano al actual intendente, quien viene perdiendo apoyos de forma acelerada.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

(Visitas Totales 209 , 1 Vistas Hoy)