Uruguay: el Frente Amplio gana pero se espera una segunda vuelta

[vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_facebook type=»standard»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Alrededor de 2 millones seiscientos mil uruguayos plebiscitan al Frente Amplio: se define si continúa esta fuerza que lleva ya 10 años al frente del Ejecutivo, o si se opta por el cambio de rumbo planteado por la oposición. La elección presidencial se definirá entre el ex mandatario Tabaré Vázquez, que lidera los sondeos, seguido por Luís Lacalle Pou del Partido Nacional, y Pedro Bordaberry del Partido Colorado. Por otro lado, también se decide la conformación del Congreso, y además se votará un plebiscito sobre la baja de la edad de imputabilidad de 18 a 16 años.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_blockquote type=»type1″]

El FA se plantea de cara a estas elecciones los objetivos a futuro: diversificación de la matriz productiva y generación de una gran inversión en educación, para lograr un gran cambio estructural.

[/vc_blockquote][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

La fórmula frenteamplista Tabaré Vázquez-Raúl Sendic será la más votada según todas las encuestas (con una intención de voto de entre el 42 y el 44 por ciento) pero no alcanzaría a la mayoría absoluta estipulada para ganar en primera vuelta (50% más uno) y así evitar el ballottage que se realizará el 30 de noviembre. En este marco, el Frente Amplio resalta su gestión por las conquistas sociales y la agenda de derechos conseguidos durante los dos gobiernos anteriores (reducción de la pobreza del 40 por ciento en 2004 al 10 por ciento en la actualidad, crecimiento económico con distribución del ingreso y aprobación de las leyes de aborto, matrimonio igualitario y legalización de la marihuana). En ese sentido, el FA se plantea de cara a estas elecciones los objetivos a futuro: diversificación de la matriz productiva y generación de una gran inversión en educación, para lograr un gran cambio estructural.

Por otro lado, el candidato del PN, Luís Lacalle Pou, hijo del ex presidente Luís Alberto Lacalle, quien es recordado por sus políticas neoliberales en la década de los noventa. Lacalle Pou, como la mayoría de los candidatos de la derecha latinoamericana, evita confrontar directamente con el gobierno. En este sentido ha prometido que, de acceder al gobierno, no pondrá fin a los programas sociales. Sin embargo, al momento de acercar la lupa en sus propuestas concretas, puede verse que entre sus planteos figuran derogar la ley de ocho horas para los trabajadores rurales y la ley de matrimonio igualitario, así como flexibilizar el MERCOSUR, para que los países socios puedan acordar tratados de libre comercio por fuera del bloque. Desde el partido de «los blancos» esperan que Lacalle Pou entre en una eventual segunda vuelta ya que posee una intención de voto de entre el 31 y el 32 por ciento. En este marco, es importante destacar también que el PN apostó a un candidato joven (de 41 años), con un mensaje que se corrió de la derecha al centro. Lacalle Pou es de los barrios ricos de Montevideo, y para algunos representa la frescura y la renovación, es así que ha logrado ubicarse como la opción del cambio, y el Frente Amplio en la posición de la continuidad. Éste último, generalmente tenía un dominio sobre el electorado joven, es por ello que la oposición pretende disputarle su activo juvenil.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_blockquote type=»type1″]

La coalición gobernante podría perder la mayoría en el Congreso, según anticipan las encuestas.

[/vc_blockquote][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/1″][vc_column_text]

Pedro Bordaberry, hijo del dictador Juan María Bordaberry (encarcelado durando el gobierno de Tabaré Vázquez), se presenta por segunda vez a la carrera presidencial y nuevamente los sondeos lo ubican en un tercer lugar con una intención de voto entre 15 y 17 por ciento. De cara a la segunda vuelta, se prevé que el candidato colorado dé su respaldo a Lacalle Pou, el rival con mayor cercanía ideológica. Previamente, Bordaberry consiguió las firmas para realizar hoy una consulta que decidirá si se reforma la Constitución a los fines de bajar la edad de imputabilidad de 18 a 16 años, una propuesta que es respaldada por Lacalle Pou. Pero los sondeos sobre el referéndum muestran un escenario incierto, con alrededor de un 41% de los uruguayos a favor.

La coalición gobernante podría perder la mayoría en el Congreso, según anticipan las encuestas. El presidente José Mujica, quien dejará la presidencia con altos niveles de popularidad, aceptó encabezar las listas al Senado de su sector dentro del FA, el Movimiento de Participación Popular (MPP). Ello, según dijo, porque la probable pérdida de la mayoría parlamentaria hará que la próxima legislatura sea de diálogo y negociación, condiciones que le reconocen incluso sus opositores.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

(Visitas Totales 121 , 1 Vistas Hoy)