El recuerdo de Néstor Kirchner suele emocionar muchos e incomodar a otros. Lo cierto es que la evocación del hombre que supo torcer el destino de la Nación (si es que se lo puede llamar destino) hacen imposible para los más reacios al kirchnerismo negar el fenómeno que el ex presidente significa para la memoria colectiva.

Una denuncia insólita a la que se le ven los hilos. La intención de, una vez más, herir la figura de Horacio Verbitsky con denuncias falsas y ya poco novedosas. El principal damnificado: el periodismo en su conjunto.