Por Agustín Cesio. El vencedor de las elecciones de medio término de 2013 volvió a tener en estas semanas la principal atención de la opinión pública y los medios de comunicación. Para su desgracia, el motivo de ello no es el mismo que hace dos años: se constata que el proyecto presidencial de Massa está acabado.